David Topí

Tratando de entender el mundo que no vemos

Registros Akashicos  David TopíSi ya es bastante complicado manejar las 24 horas del día entre trabajo, familia, descanso, ocio y las cuatro cosas mas que solemos hacer, pensar que además nos sería útil dedicar una parte de nuestro tiempo a “formarnos” un poco más en algunas áreas puede suponer todo un reto personal. Pero es que ya hace años que, al menos personalmente, creo que existen algunas “áreas” de las cuales todos deberíamos tener cuatro nociones, porque literalmente, de ellas, nos puede depender parte de nuestra experiencia en esta vida y de como de preparados estemos para afrontar eventos que nos puedan caer encima.

Material vs Espiritual

No voy a decir nada que no sepáis ya. El balance entre la parte material de la vida y la parte espiritual de la misma es extremadamente importante. Primero porque vivimos en una dimensión física, donde las cosas son tangibles, donde para obtener algo hay que moverse, hay que organizarse, hay que ponerse objetivos y hay que dar los pasos para cumplirlos. Eso requiere dominio del mundo tercer-dimensional, de sus estructuras, de sus sistemas, de sus dinámicas. Personalmente creo que es importante tener un mínimo conocimiento de como funciona la economía mundial, la alimentación, el sistema de salud y médico, la política y la geopolítica, las religiones, etc. No porque tengamos que luchar contra estas estructuras por el hecho de que realmente no cumplen el papel que deberían cumplir (proporcionar recursos, alimentos sanos, salud, etc), que también,  sino porque siendo ignorantes de lo que se cuece en ellos nos deja a merced de los que si que saben y las gestionan.  Conocer lo básico sobre las “reglas” del “juego” que es la realidad en la que estamos inmersos nos ayuda, si no a romperlas, eludirlas o adaptarlas, a saber cuando nos están intentando engañar en una partida que no es la que nosotros habíamos venido a jugar.

Conocimiento “espiritual”

Pero es que por otro lado hay que tener claro la otra realidad, la que no se ve, la que no se percibe con la mente racional. Hay que darse cuenta que vivimos en un sistema multidimensional, multi-frecuencial, que no somos solo un cuerpo físico y que estamos aquí “jugando” un ratito (más largo o más corto) con las reglas de juego que os comentaba antes. Es importante conocerse a uno mismo, para empezar, y seguir trabajando en el desarrollo individual, a nuestro ritmo, por nuestro camino, porque de él depende que este juego se acabe antes o después. Entender la realidad no-física de nuestra existencia es lo que te da la llave para entender la parte física, por lo menos a niveles que puedan llevarnos a la auto-realización y satisfacción personal.

Aún así, tampoco podemos irnos al otro extremo. No podemos estar SOLO pensando en la salvación del alma o en las dimensiones de los ángeles (sean las que sean) porque de repente el banco en el que tienes todos tus ahorros se va a la quiebra y te quedas sin un duro sin saber como reaccionar, o porque mañana aprueban una ley y todos los alimentos que llegan a tu nevera están genéticamente manipulados y producen vete a saber que. Hay que entender y conocer el mundo en el que vivimos, no porque nos vaya a pasar nada grave (en principio, que también depende), sino porque somos parte de él, porque pertenecemos a esta realidad conjunta que llamamos el inconsciente colectivo (y que a menos que hayas podido desconectar del mismo te verás envuelto en la realidad que se cree a partir del mismo). No se trata de crear histeria y preocupación, se trata de saber como funciona el sistema en el que existes, en todos sus niveles, para poder adaptarte, moldearlo, eludirlo o integrarlo en lo que tu has venido a experimentar.

Si no lo hacemos así, estamos perdiendo la perspectiva del porqué estamos aquí, que no es otra cosa que el aprendizaje continuo. Saber que hemos venido a “jugar” es importante, pero saber donde jugamos y con que reglas también lo es, más aun cuando parece que en estos tiempos hay jugadores tratando de moldear el juego acorde con sus intereses, que dudo mucho que sean los mismos que los nuestros. Siempre hay algún buen libro sobre algún tema de estos que comentaba, a nivel global, que nos da el mínimo de info que estaría bien tener. Quizás se les pueda hacer un hueco entre novela de ficción y best-sellers policiacos. Al fin y al cabo, lo que aprendamos quizás nos permita gestionar mejor la realidad común generada a nuestro alrededor, y ayudarnos a desconectar de la misma si no sirve a nuestros propósitos. No se puede cambiar o luchar contra lo que no se comprende, así que nunca esta de más leer tanto sobre como funciona el sistema económico mundial, como el mejor método para alcanzar un profundo estado meditativo. Ambos son necesarios, lo creas o no.