David Topí

Tratando de entender el mundo que no vemos

Decía en el post anterior sobre que es el Karma que os iba a comentar un ejercicio para eliminarlo, al menos un poco de él, por si acaso os hace falta para soltar un poco de lastre :-).

Básicamente solo hacen falta dos cosas, que tengas ganas de meditar un rato y que tu imaginación sea lo bastante consistente como para que pueda visualizar una buena limpieza interior sin que tu mente este constantemente diciéndole “vaya chorrada que estas haciendo” (es que hay mentes analíticas- egos muy puñeteros, de verdad :-))

Y es que ¿ se puede eliminar karma acumulado a través de acciones pasadas (karma negativo por supuesto) y dejar de sufrir algunas de las consecuencias que podríamos recibir de vuelta por ello? Pues vamos a ver que si, pero vamos a ver que también tiene sus limitaciones, y que, como todo, para deshacernos de cosas que puede que arrastremos con nosotros incluso de vidas pasadas, vamos a tener que trabajar mucho en nosotros mismos para eliminarlas.

Como eliminar karma

Hemos dicho que todos nosotros somos pura energía. Nuestro sistema energético esta gestionado básicamente por los chakras, que son los vórtices que concentran esa energía, y los canales de distribución de la misma (la médula espinal, los meridianos, etc) que son los sitios (los conductos) por los que la energía se distribuye a través de nuestro cuerpo. El aura es además el campo electromagnético que todos producimos y que tiene su origen en los chakras, como consecuencia de esa energía de la que estamos hechos.

Tal y como habíamos comentado en el post anterior, todo lo que hacemos, decimos, pensamos, etc genera una energía que tarde o temprano nos viene de vuelta. Esa fuerza, ese karma, se va acumulando en nuestro interior, creando “cúmulos” energéticos “negativos”. Lo siento por los románticos, pero es como tener pegotes de grasa en diferentes partes de las tuberías y grifos del cuerpo (o pegotes de cal, que para el caso nos da lo mismo). Esa energía se sigue acumulando con cada acción “negativa” que lanzamos, y se limpia un poquito con cada acción positiva. Al igual que podemos pasarle un anti-cal a nuestra grifería y tuberías para limpiarlas, lo mismo podemos hacer con nuestros chakras (y no, no es pecado quitarse el karma negativo que nos hemos creado :-)).

El mejor antigrasa, un chorro de luz

La energía densa del karma negativo solo se puede eliminar con otro tipo de energía de mucha mas “pureza” y alta frecuencia. En este caso, la luz violeta, que posee una de las frecuencias mas altas de todo el espectro lumínico, es la única fuente de energía que nos permite deshacer y eliminar la grasa de nuestros chakras. La luz violeta es para nosotros el antigrasa  perfecto, y la herramienta que hemos de usar para ello.

El proceso de limpieza

Cierra los ojos, ponte cómodo, relájate, estírate en el sofá o en la cama o siéntate en la posición de loto. Mantén la espalda recta, busca un sitio donde no te pueda distraer nada ni nadie al menos durante media hora. Fuera teléfonos.

Observa tu respiración. Simplemente para que te mantengas concentrado y tu mente no divague con los problemas del día a día o tus preocupaciones mundanas. Cuando te sientas mas o menos relajado y tranquilo imagina que por tu chakra de la cabeza (coronilla) entra un rayo potente de luz violeta. El color violeta es lo importante, la luz tiene que ser aquella que pueda ayudarnos a deshacer el karma, por su frecuencia y  componente energético, así que esfuérzate por recordar y visualizar el color violeta.

Imagina que ese chorro de luz violeta te va llenando como si fueras un vaso de agua, va entrando por tu cabeza y va llegando a los pies, piernas, cuerpo, brazos, etc. Estas lleno de luz violeta y esta está empezando a hacer su trabajo. Todo aquel bloqueo que encuentre intentará disolverlo por el simple hecho de poseer una frecuencia más alta.

Deja pasar unos minutos, o el tiempo que quieras, y dirige luego ese chorro de luz violeta hacia cada uno de tus chakras, imagínatelos, por ejemplo, como si pusieras una llama violeta debajo de cada uno, quemándolos (o por lo  menos calentándolos ) y de repente, al calor de la llama, empieza a salir un humillo negro de tu chakra. Es el karma que se esta quemando. Ese humillo sale de ti, se dispersa en el aire, desaparece. Es karma que ya no volverá.

Mantente un buen rato en cada chakra hasta que hayas quemado un poco de grasa de cada punto. Imagínate como ese humo negro que sale se desvanece y como cada vez te sientes más ligero, pues te estas quitando un peso de encima.

Cuando hayas terminado con todos los chakras tienes toda la libertad para jugar con la luz violeta como quieras, yo hago un repaso por el aura, imagino que la llama se convierte en una amatista que guardo dentro de cada chakra para que siga “quemando” por si sola, etc y al salir de la meditación procura ver si notas que te sientes más lívido y relajado. Con una media horita igual has quitado karma acumulado en un mes, asi que ya te puedes imaginar lo que debe llegar a costar quitar karma acumulado durante muchas vidas! Pero se puede hacer, quizás lo gordo gordo cueste y haya que estar quemando humo mucho tiempo, pero vale la pena, ¡la de situaciones que te ahorras solo por el hecho de no tener karma acumulado que te obligue a pasar por ellas! Registros Akashicos  David Topí

pd- Anticipando algún comentario al respecto. Aquello que das es lo que recibes. Genera karma positivo y no tendrás que preocuparte por evitar que tus malas “acciones” vuelvan a tí. El proceso de limpieza nos ayuda a quitarnos de encima cosas que en este momento no tienen sentido para nosotros y son un lastre (por algo que hicimos anteriormente y cuya repetición, de vuelta, ya no puede enseñarnos nada o hacernos mejorar en algún sentido). El resto, aquello que siga siendo importante para nosotros tanto para bien o para mal, seguirá apareciendo en nuestra vida.