Creando desde la mente vs Creando desde el Corazón

Por David Topí - 13 - Enero - 2010 9:51 am

Manifestar la vida que deseamos, aplicar la Ley de la Atracción, etc, es algo ya bastante conocido por todos. Sin embargo, cuanto más te adentras en estos temas, más descubres sus intríngulis y las diferencias que existen entre manifestar conscientemente lo que deseas siguiendo estos métodos “mentales” o trabajando mas desde “dentro” de uno mismo, por decirlo así.

Manifestación consciente desde la mente

Básicamente todos usamos la mente para visualizar lo que deseamos, nuestros objetivos, etc. El proceso de La Ley de la Atracción que explican libros como el Secreto y similares se basa en esta forma de atraer hacia nosotros las realidades que deseamos. Los pensamientos, generadores de un patrón frecuencial específico, salen al universo como imanes que son a atraer hacia nosotros aquello que vibra exactamente al mismo nivel frecuencial, y por ende, generando la realidad que queremos. Aún siendo esto perfectamente correcto, valido y maravilloso como mecanismo de creación de la realidad que deseamos, resulta que la creación consciente desde la mente trabaja en modo “dual”, y está sometida a la Ley de los Opuestos (echad un vistazo a ese post para leer sobre ella)

La manifestación consciente desde la mente se basa en el hecho de que en este universo, todo lo que existe trabaja sobre un formato dual, las “energías de la creación” están siempre en movimiento y en contraposición, cuando queremos manifestar algo blanco, se manifiesta también algo negro, de lo contrario eso blanco no puede existir. Si queremos manifestar frío, debe “manifestarse” en algún otro sitio calor, pues así es el balance de todas las cosas y así se materializa todo aquello que conocemos en nuestro planeta.

Manifestación desde el corazón

Sin embargo, también podemos manifestar la realidad que deseamos de otra forma, a través del chakra del corazón. No se trata de visualizar amor y todo lo que queremos rodeado de este, eso es manifestar las representaciones del amor a través de la mente, y sigue siendo una manifestación que usará el concepto de dualidad. La manifestación a través del chakra del corazón es algo más difícil y menos conocida.

El proceso es básicamente mover la conciencia hacia el chakra del corazón. Esto se hace evidentemente en meditación (ya explicaré un ejercicio más adelante), desplazarla desde el tercer ojo, el chakra del entrecejo, hacia el interior de nuestro chakra del corazón (algo parecido a la meditación que conté en este otro post sobre la Puerta al Silencio). La razón por la que hacemos esto es porque desde el chakra del corazón se puede acceder a lo que conocemos como la fuente universal de energía, trascendiendo las leyes de manifestación del universo dual, y que es, digamos, la energía de la que se compone toda la creación. Este universo dual en el que vivimos surgió de una “piscina enorme de energía de amor en reposo” (espero que se entienda el concepto, no pretendo entrar en modelos matemáticos o fiscos, aun :-))), de forma que al enviar nuestros deseos hacia el origen, la fuente de la energía en calma (el resto es siempre energía en movimiento, vibrando), podemos manifestar lo que queremos sin tener que manifestar su dualidad. ¿Se entiende? Como digo, no es un proceso sencillo, pero de esta forma se puede atraer y crear aquello que se desea pasando por alto el proceso de la Ley de los Opuestos.

Proceso avanzado

La manifestación consciente desde el chakra del corazón puede aprenderse pero requiere de esfuerzo por trabajar mucho en el interior de uno mismo, claro que los beneficios son incalculables, pues estás trabajando con la fuente real de todo lo que “existe”, y no solo con una de sus creaciones (este universo “dual”), es como ir un nivel más arriba. Es importante primero dominar la manifestación consciente a través del primer método, pero luego, si queremos conseguir resultados más espectaculares y mas beneficiosos para nosotros, manifestar las cosas sin que se creen también sus opuestos. Estoy seguro que eso llevaría a otro tipo de vida para todos y a un mundo mucho mejor, aunque bueno, nadie dijo que las cosas no fueran bien en este, simplemente, tenemos que vivir con la dualidad de todo, aunque a veces no nos guste.