Creer para ver, y el despertar del ser

Por David Topí - 15 - Diciembre - 2009 6:19 am

fotones

Es bastante curioso como en los últimos años la oleada de personas interesadas en su desarrollo personal y/o espiritual está viéndose incrementada por cientos diariamente.

Existen muchas explicaciones para ello, por supuesto, siendo la más común, aceptada y válida la del final del periodo de 26.000 años (o 12.000 según otros ciclos) que termina en el 2012, en el cual se dice que se habrá completado una rotación completa de nuestro sistema solar alrededor del centro de la galaxia y en la cual habremos entrado de lleno en  una banda de nuestra Vía Láctea (en la cual ya estamos), que está haciendo vibrar más rápido nuestra frecuencia energética y la de la Tierra.

La frecuencia base de la Tierra- frecuencia de resonancia de Schumann- era hasta hace 1986 de 7.8Hz,  mientras que en 1998 llegó a los 10Hz, y para el 2012 se espera que el planeta alcance casi los 13Hz.

¿Que está pasando?

Las consecuencias que este final de ciclo parece que está trayendo son debidas al incremento de la frecuencia en el entorno en el que nos movemos a nivel espacial, los cambios en el Sol que se ve afectado por este incremento y nuevas energías, y el impacto transmitido a todo el sistema solar por las mismas, con la consecuente alteración de la estructura energética que produce esto en nuestro planeta. Estos cambios se ven reflejados en forma de menor velocidad de rotación, reducción del campo magnético en la Tierra, y la posibilidad de alteraciones en los polos magnéticos, así como la elevación de las frecuencias de nuestro ser, y de nuestra estructura atómica y energética, ya que el incremento de la frecuencia de nuestro planeta se transmite a nosotros a través de todos nuestros cuerpos sutiles.

Todo esto está proporcionando un despertar a muchas personas y un cambio, paulatino y lento, de paradigma. Cuando ese incremento frecuencial llega a nosotros a través del sistema de chakras y de nuestros cuerpos sutiles, se transmite modificando la estructura molecular, de forma que todas las células vibran un poco más rápido de lo que lo han estado haciendo anteriormente.

Ver para Creer vs Creer para Ver

Hasta ahora, la inmensa mayoría de personas vive bajo la premisa “si no lo veo no lo creo”, y todo aquello que no entra por nuestros cinco sentidos, en muchos casos, no tiene demasiada validez. Nuestra mente, el ordenador que controla y procesa lo que percibimos como real, está atascado en un paradigma de auto-censura, al no querer aceptar todo aquello que, aun existiendo, no está al alcance de alguno de los sensores que poseemos.

Sin embargo, la “nueva era” (aunque sea un concepto un poco marketinizado) ha de traer con nosotros una nueva forma de ver el mundo. En ella, para poder “ver”, tenemos que “creer”. ¿Quieres ver físicamente el aura? Tienes que creer en ella. ¿Quieres ver las sincronicidades y las realidades que se manifiestan solo por el hecho de que tus pensamientos vibran a una cierta frecuencia y que eso es lo que atraes hacia ti? Tienes que creer en ello. ¿Quieres desarrollar tus habilidades psíquicas y los potenciales intuitivos del hemisferio derecho? Tienes que creer en ellas. Y un largo etc. Posiblemente estemos viendo el inicio del “fin” del reinado de los sentidos, con un poco de suerte el fin de la dominación única del hemisferio izquierdo lógico y mental, y el principio del despertar del hemisferio derecho, intuitivo, creativo y su sincronización con el izquierdo para una visión mas completa del mundo y una visión en balance de la realidad.

Descubre una nueva realidad

Si permites “creer” antes que “ver” empezarán a pasar muchas cosas que los sentidos no podrán “notar”, pero que serán tan reales como las que si, y deberás creer en ellas para que tu mente las pueda procesar y  convertir en parte de tu realidad. No existe ninguna otra forma de manifestar tu mundo y entenderlo si, en muchos casos, no crees primero en las cosas, antes de poder, finalmente “verlas”.

El cambio frecuencial en el cual estamos inmersos nos acerca a realidades más sutiles en las cuales es más fácil trabajar con la energía, y llegar a percibirla, y manipularla y sentirla como algo tan real como sentimos una piedra en la cabeza. Pero para ello hay que abandonar la tiranía de pensar que solo aquello que podemos percibir a través de los cinco sentidos es aquello que es real, y dejar paso a todo aquello que aunque no lo podamos procesar con los sentidos, también lo es.

Los milagros suceden cuando jugamos a “creo luego veo”. ¿Quieres milagros en tu vida? Cree en ellos. ¿Quieres vivir en una vida feliz y dicha? Cree en ella, cree que ya la tienes. El resto, vendrá solo y las piezas poco a poco encajarán en su sitio, ¿no te lo crees? Entonces probablemente no lo verás.