David Topí

Tratando de entender el mundo que no vemos

Uno se pregunta siempre que es lo que realmente ha venido a hacer en este mundo. Hay miles de personas desesperadas por dar sentido a su vida intentando averiguar cual es el propósito de haber nacido en un lugar o en otro, con ciertas cualidades o con otras y como aplicarlas a algo útil para ellos y para los demás. Una de las formas de descubrir cual es la contribución que hemos venido a hacer a la humanidad es evaluar en nosotros mismos que es lo que realmente nos gusta hacer.

Aquello para lo que hemos nacido es aquello en lo que somos felices trabajando. Puede ser una tarea tan general como ayudar a otros a hacer algo, colaborar en el bienestar de la sociedad de alguna forma concreta, ayudar a la naturaleza y el planeta, etc,etc, pero siempre es algo para lo que tenemos las cualidades innatas y con lo que nos sentimos plenamente útiles, felices y desarrollados. Algunos descubren su misión en esta vida jóvenes, otros mas tarde, otros quizás no la descubren nunca pero actuando por intuición acaban realizándola.

Cuando uno se dedica a hacer aquello para lo que vino a este planeta, la vida es siempre fácil y sin esfuerzo. Los recursos materiales necesarios para llevar a cabo nuestro trabajo aparecen siempre por todos lados, vivimos en la abundancia y somos felices. El universo es siempre perfecto y su abundancia es infinita. La casa de nuestros sueños, el dinero que necesitamos, las posesiones materiales que nos hacen vivir mas confortablemente, todo nos es proveído cuando trabajamos en lo que hemos venido a trabajar prácticamente sin esfuerzo. Nuestros pensamientos se materializan y manifiestan mas rápido y mas adecuadamente cuando están relacionados con nuestra tarea, y la vida en general puede ser un camino de rosas en la que nos debemos luchar por obtener lo que deseamos, sino que aparece ante nuestros ojos sin darnos cuenta.

Descubrir cual es tu misión en la vida es una pregunta que mucha gente se hace de muchas formas distintas. A nivel espiritual hay varias formas de averiguarlo. Una de ellas es visitando los archivos akashicos. En ellos puedes consultar el libro de tu vida, donde esta tu misión y tu lección, lo que viniste a hacer y lo que viniste a aprender. Otra de las formas es simplemente estableciendo una comunicación cada vez mas fluida con tu yo superior, tu intuición, tu consciencia, tu alma, como se quiera llamar. Observando tus pensamientos y sentimientos en cada cosa que haces y discerniendo que es aquello que te hace sentir extremadamente feliz y realizado. Escucha a tus pensamientos para descubrir cuales son los mensajes que tu subconsciente te envía para actúes en consecuencia.Sigue esas indicaciones siempre y tu yo superior te pondrá en el camino que debes recorrer.

Existe ademas una forma de ir descubriendo de manera consciente aquello que debemos hacer. Es un simple ejercicio de meditación que he realizado hoy y que he ha dado un resultado realmente gratificante, por lo no esperado del mismo y por lo que he obtenido. Se trata de obtener un símbolo que represente nuestra misión en esta vida. Una vez relajados, debemos pedir a nuestros guías, al universo, a tu yo superior o a tu deidad que te envíe un símbolo que represente lo que has venido a hacer. Toma cualquier imagen que se aparezca con claridad en tu mente, pide una confirmación de que ese símbolo es realmente lo que buscas y no una mera intrusión de un pensamiento. Pide “sentir” que es el correcto ( ya sabes, cuando tienes la certeza de que algo es “así” y no de otra forma, entonces es lo correcto), Recoge ese símbolo y ponlo en tus manos.

Con el símbolo en tus manos imagina una montaña, pon el símbolo en su cúspide e imagina un camino que llega hasta ella. Empieza a andar, a subir la montaña, como representación de que empiezas a andar por el camino correcto para cumplir tu objetivo. Llega a la cima, coge tu símbolo y fundete con el. Luego simplemente pide al universo que empiece a enviarte, o que siga enviándote, aquellas situaciones y personas que van a contribuir a que realices tu misión en esta vida.