Distracción y atención

Por David Topí - 25 - Mayo - 2017 9:49 am

90facdba28eb2169ae8570bfd623a3ce

Por norma general, se suele decir que el ser humano tiene un tiempo limitado de atención, y qué, inmediatamente después, su mente divaga y salta de una cosa a otra, impidiendo mantenerla más allá de unos pocos minutos de forma natural. La Wikipedia define este intervalo de atención como la capacidad que un individuo tiene para mantener su concentración en una sola tarea o estímulo, sin ser distraído por otros en su entorno, y se enfatiza en que la capacidad de enfocarse en un objetivo es muy necesaria para el aprendizaje, y para completar satisfactoriamente cualquier proyecto. En general, el intervalo de atención de una persona, por supuesto, será distinto para diferentes estímulos, ya que es más fácil, por ejemplo, que un niño preste atención por un largo intervalo a la televisión que a un discurso político. También se suele explicar, que, en general, un intervalo de atención demasiado corto reviste un problema, y, en casos extremos, puede ser parte de una patología o un trastorno del aprendizaje.

El caso es que, el hecho de que todos tengamos generalmente poca capacidad y poder de concentración, de nuevo, y por mucho que suene reiterativo, es producto de la manera en la que estamos hechos y programados.

Un potencial mental impresionante

La mente humana tiene un potencial increíble, enorme, inimaginable para nosotros, y la concentración y la focalización son herramientas que la vuelven poderosa y potencialmente inigualable a la hora de mover energía, de crear y manifestar, etc. La atención como herramienta es la capacidad de focalizar y mantener la concentración en algo, la distracción es la habilidad de los mecanismos de limitación humana de evitar que eso ocurra.

Así, la distracción está basada en una constante puesta en marcha de los programas de la psique para irse de un lado a otro, de una cosa a otra, de saltar de un escenario al de más allá, para mantenernos, esencialmente, sin poder focalizar toda nuestra energía y capacidades de forma natural en una sola cosa al mismo tiempo, algo que facilitaría enormemente la cristalización y materialización de los objetivos de cada uno, al menos en el aspecto práctico de la atención a una acción que estemos ejecutando. Esto es debido a que, donde pones tu atención, allá va tu energía, y dónde pones tu energía, allá va tu realidad, de forma que, estando dispersos en múltiples cosas y aspectos, y saltando regularmente en la mente de uno a otro, se dispersa esa energía, y, por lo tanto, se dificulta y ralentiza la consecución o finalización de cualquier cosa que tengamos entre manos.

El esfuerzo de mantenerse atento

¿Porqué nos cuesta tanto mantenernos atentos? Porque la mente y el ego, se “aburren” si no reciben estímulos constantes que le permitan mantener un alto estado de actividad y ajetreo, ya que mantener la atención en algo es como ponerlos en stand-by temporalmente, domando, dirigiendo y “estancando” estos procesos, y obligando parcialmente a acallar el ruido interior para estar por lo que hacemos, y eso, como todo, sigue yendo en contra de las rutinas básicas del ego, ya que cuando estamos atentos y focalizados hacemos que entre la consciencia necesaria para estar presentes “en algo”.

Y es que para estar atento realmente, hay que estar “presente”, para estar presente hay que forzar la existencia en el “aquí y ahora”, y eso es algo que la mayoría de mecanismos automáticos que tenemos no pueden o saben gestionar.

El poder de la voluntad para mantener la atención

El proceso de mejorar la atención está ligado al poder de la voluntad. Sin la voluntad de estar atentos no hay desarrollo de la capacidad de mantenerse concentrado durante más y más tiempo. La voluntad, además, depende de varios componentes, tales como la glándula pineal o el tercer chakra posterior, así como de programas que forman parte de las esferas mentales. A mayor desarrollo de la voluntad, más fácilmente se recupera la atención puesta sobre algo cuando nos hemos despistado y hemos vuelto a evadirnos divagando sobre cualquier cosa, bien porque hemos recibido un estímulo externo que ha hecho saltar algún patrón de pensamiento, bien porque simplemente el ego ha detonado un recuerdo que te lleva mentalmente a cualquier tipo de escenario, donde te alejas de aquello en lo que estabas focalizado.

En las prácticas meditativas, por ejemplo, esta es una de las cosas en las que con mayor frecuencia uno termina cayendo, y, por ende, muchas de las técnicas que existen para ayudarnos a calmar nuestros procesos mentales, insisten en aprender a domar, como si de un caballo salvaje se tratara, el habito de la distracción para potenciar la cualidad y herramienta de la atención.

Aprendamos a mantener la atención

Si todos nosotros consiguiéramos estar 100% atentos a lo que hacemos en cada momento, rara vez estaríamos funcionando en piloto automático, con lo que rara vez nos dejaríamos influenciar por programas, patrones y pensamientos que pudieran detonarse por la cantidad de estímulos externos que recibimos.

La atención, como tal, es un mecanismo que nos permite concentrar energía en algo, la distracción es un hábito y rutina que la dispersa. Hagamos lo que hagamos, aprendamos a mantener la atención y estar presentes en todo, y ejercitemos la voluntad para no dispersarnos y desaprovechar el potencial que podamos poner en todo aquello que hacemos.