Dreamboard, representación gráfica de tus sueños

Por David Topí - 11 - enero - 2009 9:58 pm

Justo terminaba de publicar la anterior entrada sobre el poder de poner tus objetivos por escrito que me vino a la mente otra “técnica” que vengo usando desde hace años y que me ha dado unos resultados a largo plazo que me han sorprendido más que gratamente. Siguiendo con el concepto que solo aquello que realmente destacamos con claridad de todo lo que se nos pasa por la cabeza tiene el potencial y el poder de ser realmente alcanzado, vamos a trabajar esta vez con imágenes, para crear nuestra dreamboard, o tablón de nuestros sueños.

¿Que es una “dreamboard”?

Básicamente se trata de un collage de imágenes. Algo que todos hemos hecho en el colegio, recortando fotos de las revistas, de tebeos, de periódicos, y luego pegándolas sobre una cartulina para crear un pupurrí de representaciones gráficas. Aquello que en nuestros días de colegio no era más que un juego, en estos momentos es un arma poderosa para atraer lo que queremos a nuestras vidas. En esta entrada os voy a explicar el porqué, y veréis que volvemos a temas recurrentes como la ley de la atracción, la sincronicidad o establecer objetivos.

Construyendo tu dreamboard paso a paso

Para crear una dreamboard primero debéis tener claro que es lo que queréis conseguir en cada una de las áreas de vuestra vida. Al igual que hicisteis con la lista de objetivos, en este caso vamos a buscar una representación gráfica de cada uno de esos deseos.Por ejemplo, si te quieres cambiar de piso, busca imágenes de lo que sería para ti el piso ideal, si quieres un coche nuevo, busca una foto del coche de tus sueños, si te quieres poner en forma, recorta imágenes de gimnasios, etc. Por pasos:

1. Lista las cinco o seis áreas en las que dividirías todo aquello que quieres: pongamos, por ejemplo, familia, dinero, bienestar, entorno social, trabajo y finanzas. Anota tus objetivos para cada área.

2. Búscate una cartulina, o más rápido, ábrete un fichero word en blanco, lo pones en formato horizontal, le quitas todos los márgenes y ya tienes tu cartulina online :-).

3. Busca las imágenes que representen adecuadamente cada uno de tus objetivos. Es ESENCIAL que encuentres la imagen que mejor resuene con lo que deseas. Busca en google, en directorios de Internet, en tus fotos personales, etc. Si quieres un buen coche azul, no te pongas una foto de un seiscientos rojo. Si buscas un concepto más abstracto, intenta encontrar un símbolo o una imagen que para ti represente eso que buscas (por ejemplo, si buscas desarrollo espiritual puedes buscar imágenes de sabios, de guías espirituales, mándalas, etc).

4. Divide tu cartulina en áreas. Pon una foto tuya en el centro y el año en curso (trabajaremos con dreamboards anuales). Todo tiene que llegar a ti, así que asegúrate que tu foto se encuentra alineada en el centro del espacio. Luego, por todo alrededor, y por grupos, empieza a colocar las imágenes (insertar en word, y pegamento y tijeras en papel). Ponle un título a cada grupo de imágenes. Donde has puesto las fotos del piso, coche, etc, escribe por ejemplo: abundancia. Donde tienes la foto de tu familia (si la has puesto), puedes escribir: amor y felicidad. Personalmente divido mi dreamboard en abundancia, desarrollo espiritual, creatividad, salud y bienestar, amor y familia,  y trabajo.

Trabajando con nuestra dreamboard

Al igual que nuestra lista de objetivos, para que nuestra dreamboard sea efectiva tenemos que verla cada día. Yo lo que hago es ponérmela como fondo de escritorio, así, varias veces al día me encuentro queriendo o sin querer fijándome en lo que deseo atraer. Le mando los mensajes a mi mente de que eso es lo que se debe materializar en mi vida en este año. El refuerzo visual constante es la señal que nuestra mente subconsciente necesita para saber cuales son sus prioridades, y para mantener un alto nivel de energía enfocada constantemente hacia ese objetivo. Los deseos de la dreamboard, por alguna razón, funcionan más bien a largo plazo, ya que las imágenes tienen un poder de detalle que las palabras no tienen, y se necesita más tiempo para que EXACTAMENTE eso que hemos puesto en la cartulina, se materialice en nuestra realidad.

dreamboard1

Un ejemplo real

Vivía yo en Bruselas hace algunos años, y, sabiendo que iba a volver a Barcelona tarde o temprano cree la dreamboard de aquello que quería una vez en mi ciudad (una de las primeras dreamboards de mi vida). Una de las cosas que puse fue una moto. No quise ser especifico porque no me importaba mucho que modelo fuera, yo buscaba mas bien el concepto “movilidad” (tal y como está el trafico supongo que no os extraña). Esa dreamboard dejó de estar en mi fondo de escritorio por alguna razón que no recuerdo, y cuando volví a BCN, sin acordarme siquiera de que foto había puesto, me fui a comprar una. Tenia ya todo el modelo decidido y casi a punto de pagar cuando mi mujer insinuó que no lo gustaba demasiado :-), de forma que, ya que íbamos a compartir “transporte” deje que eligiera ella. Meses después volví a revisar algunas dreamboards antiguas y me quede de piedra al ver que la moto que había puesto en la imagen era EXACTAMENTE la misma que tengo ahora. Desde entonces, no he vuelto a dudar más del poder de atraer hacia nosotros aquello en lo que nos concentramos, y ha seguido funcionando de la misma manera, sobretodo ahora soy mucho más cuidadoso al elegir las imágenes, porque hasta el mínimo detalle cuenta.