David Topí

Tratando de entender el mundo que no vemos

David Topi

En muchas ocasiones, cuando hacemos sanaciones energéticas, aparecen pequeñas entidades enganchadas al sistema energético de una persona que se están nutriendo de la energía del campo áurico de la persona como medio de subsistencia.

Este tipo de pequeños “bichitos”, en la mayoría de los casos, no tienen un poder excesivo, de hecho, es difícil catalogar si se consideran entidades de un nivel evolutivo que ni siquiera seria lo que llamamos primera densidad, ya que tampoco, en muchos casos, son entidades conscientes por ellas mismas, sino mas bien formas energéticas que simplemente van a donde encuentran una energía compatible, como moscas a la miel.

Resistencia a ser expulsadas

Básicamente lo que os iba a comentar es que a veces “cuesta” echarlas, al menos usando las herramientas con las que yo trabajo, y en estos casos lo que estoy haciendo es eliminar por completo la “fuente de alimento” de la cual se nutre. Es decir, si este pequeño parasito astral (o de donde venga), se está alimentando de formas de pensamiento negativas (lo más común), la táctica que mejor resultado me está dando es eliminar la forma de pensamiento negativa, la que sea, que no es más que una “bola” o como digo yo, un pegote de plastilina en cualquiera de los chakras o cuerpos sutiles. Al transmutar o eliminar la fuente de alimento principal, (o todas las que haya), deja de producirse una compatibilidad energética entre la mini-entidad y el sistema energético de la persona, con lo cual es luego muy sencillo desanclarla o expulsarla.

Simplemente una pequeña técnica para aquellos que trabajáis con estas cosas, si se os resiste algún bicho de estos, averiguad de que se nutre, eliminad la energía que le proporciona enganche y sustento, y luego podréis quitárosla de encima fácilmente.