Gateway Experience- Threshold- Intro a Focus 12

Por David Topí - 1 - Septiembre - 2009 10:20 am

Empiezo el segundo nivel del Gateway Experience denominado Threshold. A partir de aquí, verdaderamente es un paso hacia delante, pues los niveles de conciencia que se irán alcanzando son cada vez más profundos. Me sorprendió gratamente leer hace unos días una entrevista hecha a unos monjes budistas en la web del Instituto Monroe, en la que decían que el nivel de conciencia al cual se llegaba en una sola meditación con cada uno de los ejercicios, les había llevado a ellos meses o años de entrenamiento y práctica, sentándose cada día a meditar durante horas. Cosas de la tecnología.

La primera sesión no es más que una introducción a Focus 12, un nivel de conciencia en el cual trasciendes, por decirlo así, los cinco sentidos, y en el cual tu mente abarca mucho más de lo que puede llegar a entender y comprender por la información recibida a través de los canales normales. Se trata básicamente de que la mente expanda su potencial y liberada de las restricciones de los sentidos, sea capaz de percibir y explorar niveles más profundos (o más ligeros, según se mire) de realidad. Así, en esta sesión, lo que se hace es ir de Focus 10 (cuerpo completamente dormido, mente despierta y alerta) a Focus 12, ir y volver varias veces, para acostumbrarte al proceso. Es como entrar en fases de relajación más profundas,  y es tan fácil como contar de 10 a 12 mientras los sonidos del hemi-sync (la cinta) te llevan de un estado a otro.

Con esto se consigue que, primero, se note la diferencia entre un estado y otro (no es lo mismo dormir ligeramente que dormir en fase REM, por analogía) y hacer este cambio de forma consciente. Nada especial que reportar a parte de que varias veces la cabeza se me iba hacia un lado, de lo dormido que tenía el cuerpo, y el reflejo de ponerme recto de nuevo me traía un poco de vuelta de nuevo a Focus 10. Y es que sigo probando varias formas, sentado, tumbado, en posición de loto, etc., pues unas veces si estas muy cansado te puedes quedar dormido, y otras simplemente no te relajas lo bastante, así que es cuestión de encontrar en cada momento la postura física que más puede servirnos en esa sesión.