David Topí

Tratando de entender el mundo que no vemos

Os presento una nueva entrega, la sexta, de esta serie de artículos sobre los llamados Portales Orgánicos o Personas sin alma. Para poder seguir la historia, debéis leer esta primera, segunda, tercera, cuarta y quinta, traducciones y adaptación del artículo Bernhard Guenther, del blog, http://veilofreality.wordpress.com/, titulado Organic Portals – Soulless humans.

Registros Akashicos  David Topí

Tras haber explicado que son los portales orgánicos, de donde provienen y como perciben y, en cierto sentido, como controlan el mundo, la pregunta lógica es: ¿como los identificamos? Ya hemos dicho que es algo nada fácil de hacer, tal como lo comentan en el ensayo de la Quantum Future School sobre esta otra raza de seres humanos, ya que su principal habilidad es la de imitar, y mimetizar. Para poder progresar, este talento de imitación debe estar altamente desarrollado, y deben ser buenos en ello. Los mejores POs son aquellos capaces de mimetizar perfectamente a una persona “con alma”.

Sin embargo, la estructura interna de un PO no contiene los centros energéticos superiores, poseyendo solo los tres primarios. Estudiando el trabajo de Mouravieff podemos encontrar indicaciones de como un análisis cuidadoso de su dinámica interna nos puede dar pistas sobre como separar “el grano de la paja”.

“El hombre adámico que tiene aunque sea una conciencia vaga de su parte espiritual tiene siempre un conflicto interno que su existencia no puede ser solucionada solamente a nivel material, en el plano humano.”

Así, una primera indicación de que estamos delante de un portal orgánico es la falta de cualquier tipo de conflicto interno o duda sobre sus pensamientos, sobre aquello que se les dice, o sobre aquello que han elegido creer. No importan las circunstancias, los problemas que ciertas creencias puedan presentar o los fallos en teorías o doctrinas, que este tipo de personas no se ven nunca asaltadas por ningún auto-cuestionamiento, interno o del sistema social en el que viven. En todo caso, la raza pre-adámica puede tener otro tipo de conflicto interno, pero es puramente psíquico, entre egos o facetas de personalidad, que se suelen resolver con una especie de compromiso mental. En la mayoría de los casos, para los OPs, todo de vuelve cuestión de satisfacer los deseos materiales, el estomago y los deseos sexuales.

En relación a lo anterior, y quizás a consecuencia de ello, otra de las pistas que tenemos es que el hombre pre-adámico se encuentra totalmente en su elemento, como pez en el agua, en un mundo material, en una forma en la cual la raza adámica no es capaz de adaptarse tan fácilmente. La actividad del segundo chakra, el centro sexual, busca una gratificación constante en un mundo dominado por unos medios de comunicación extremadamente cargados de contenido sexual (subliminal y directo). El PO existe felizmente en el nivel de puro existencia básica, animal, gobernado por los centros primarios, algo que el resto de personas, cuya alma y naturaleza les empuja hacia un crecimiento y una búsqueda de “algo mas”, no pueden soportar.

El resumen final

Todo lo que os he traducido y contado en esta serie de artículos nos va a llevar en los próximos meses a mas detalles sobre el estado del mundo, y el papel de los POs “defectuosos”, convertidos en lo que la psicología llama “psicópatas”. Manipulados y usados por entidades negativas para su propio beneficio y para el  mantenimiento de la matrix o sistema de control de la sociedad en la que vivimos. Por otro lado, la propia evolución de los POs indica que son ellos, en el próximo “ciclo galáctico” evolutivo, quienes serán los futuros receptáculos de las nuevas entidades 3D que deseen encarnar en nuestro planeta, una vez la mayoría, si no todos, los Yo Superiores actualmente ocupando cuerpos adámicos, se hayan graduado al siguiente nivel evolutivo, la llamada cuarta densidad.

Si ya la cosa era complicada, parece que cada vez le damos una vuelta mas de tuerca :—)