David Topí

Escritor, formador y director de la EMEDT

Intercambios de almas como causa de demencia senil

Por David Topí - 21 - Febrero - 2013 3:48 pm

demencia-senil

Esto que os cuento hoy es una pequeña teoría que, sorprendentemente, se me está confirmando con los diferentes casos de personas mayores que me han venido a pedir una lectura (a través de familiares) porque tenían síntomas de perdida de memoria, de no saber quien eran, y de demencia senil. En ningún caso puedo decir que se sanen o se solucionen esos problemas por completo al remover energéticamente bloqueos que puedan estar detrás de estos síntomas, lo que ocurre es que me he dado cuenta de un factor recurrente en todas las lecturas que vale la pena mencionar.

Demencia senil

La Wikipedia define la demencia senil como:

Demencia (del latín de-"alejado" + mens (genitivo mentis)-"mente") es la pérdida progresiva de las funciones cognitivas, debido a daños o desórdenes cerebrales. Característicamente, esta alteración cognitiva provoca incapacidad para la realización de las actividades de la vida diaria. Los déficits cognitivos pueden afectar a cualquiera de las funciones cerebrales particularmente las áreas de la memoria, el lenguaje (afasia), la atención, las habilidades visuoconstructivas, las praxias y las funciones ejecutivas como la resolución de problemas o la inhibición de respuestas. Durante la evolución de la enfermedad se puede observar pérdida de orientación tanto espacio-temporal como de identidad. La demencia puede ser reversible o irreversible según el origen etiológico del desorden.

Cada vez que hago una sanación energética a alguien con estos síntomas el primer bloqueo que aparece es lo que llamamos “intercambio de almas”, que si recordáis este artículo y este otro (recomiendo su lectura para tener una base de lo que os cuento), se trata de un acople de otra parte de nosotros mismos a la cual estamos conectados, y cuyas influencias causan problemas en la vida de la persona que no es capaz de cerrar o cortar esa conexión.

Multi-existencia en infinitos planos y niveles

Para entenderlo mínimamente, debemos pensar que el alma metida en un cuerpo físico no es nada más que una pequeña parte del ser que en realidad somos. Tenemos multitud de partes de nosotros mismos co-existiendo en lo que llamamos vidas simultáneas (otros cuerpos, otras épocas, otras encarnaciones), así como tenemos partes de nosotros co-existiendo en lo que llamamos dimensiones paralelas (nosotros mismos en diferentes planos frecuenciales, dimensiones, dentro de la misma tercera densidad). Además, tenemos partes de nosotros co-existiendo simultáneamente en densidades inferiores y superiores, por lo que entender la complejidad de este ser, que en realidad se define a si mismo como una “supra-alma”, es tema para una enciclopedia metafísica de muchos tomos.

Sin embargo, esta supra-alma o la totalidad del ser que somos, incluido la parte que llamamos el Yo Superior, intenta que las diferentes ramificaciones de si mismo no se influyan demasiado, de forma que cada “alma” en cada encarnación individual pueda dedicarse solo a llevar las riendas de su vida de la forma más simple y enfocada posible en las lecciones y misión correspondiente a esta experiencia en concreto. El mecanismo que nos separa del resto de partes de nosotros es el llamado velo de amnesia, una pequeña barrera energética en las profundidades del subconsciente que además de hacer que no nos acordemos de nada de lo que ya se supone hemos vivido en vidas pasadas (o estamos viviendo), tampoco nos influencien las experiencias que se están sucediendo en el resto de nuestras encarnaciones.

El esquema es este:

image

 

Bien, lo que me estoy encontrando en las lecturas, es que, simplemente, al hacernos mayores, este velo empieza a desgastarse, a hacerse mas fino, a romperse, y me estoy encontrando el bloqueo que llamamos intercambio de almas que no es otra cosa que la percepción por parte de una persona de todo tipo de eventos, recuerdos, situaciones y demás que están sucediendo en otros planos, o en otras vidas. Esto no tiene nada que ver con que estemos constantemente, cuando sufrimos demencia senil o algún tipo de problema parecido, divagando o recordando cosas de cuando éramos pequeños, pues aquí simplemente la mente consciente está lo bastante deteriorada como para empezar a mezclar todo tipo de información presente en los bancos de memoria y perder la noción del tiempo lineal. En ese caso, es simplemente un problema físico, de desgaste, lo otro es un problema energético, de rotura o de “agujeros” en el velo de amnesia, que hace que se cuelen hacia la mente lógica y racional, todo tipo de información, energías, problemas, percepciones, etc., que no corresponden a la persona en cuestión, sino a alguna de sus existencias paralelas o simultaneas.

Un bloqueo común

Es un bloqueo interesante que no había detectado anteriormente en estos casos. ¿Sale mucho el intercambio de almas en las sanaciones energéticas? A patadas. Pero salen porque es muy sencillo que se produzcan, pero también muy sencillo de cortar. A veces aparece porque tras someternos a terapias de regresión a vidas pasadas no se cierra bien el “canal” y de repente, tras salir de la sesión, nos vemos inundados por todo tipo de recuerdos o emociones o percepciones que no nos corresponden. Otras veces son cosas tan tontas como haber estado dando un paseo por esos mundos de dios mientras dormimos (los planos no físicos del planeta, se entiende, donde todos salimos a dar una vuelta por la noche) y al retornar de ese paseo astral no cerrar correctamente el “conducto” energético creado cuando hemos visitado a otra parte de nosotros mismos. Es el típico sueño en el que te ves vestido de vikingo en Noruega, de soldado en la edad media o donde te ves a ti mismo haciendo o llevando otro tipo de vida completamente distinta (pero aun sabiendo que eres tu). Ese tipo de sueño son conexiones a otras existencias que estamos teniendo, y si no se cierran correctamente (si el portal “dimensional” que las conectó sigue abierto) entonces al día siguiente te sientes raro porque estás notando, inconscientemente, cosas que suceden en esas otras vidas.

Las personas mayores no pueden hacer nada, que yo sepa, para sellar estos agujeros del velo de amnesia: la separación entre el inconsciente colectivo, sus otras existencias y su mente racional. Yo lo único que hago es cerrar los portales por los que se cuela esa energía y percepciones, pero nada impide que vuelvan a abrirse, al menos hasta dónde yo llego a percibir la situación. Así que muchas veces, ningún fármaco podrá solucionar el tema, porque es un problema mucho más profundo, de desintegración de las estructuras mentales que mantienen aislada una encarnación o parte del ser de otra y por donde se cuelan recuerdos y vivencias de algo que jamás hemos vivido ni experimentado. Quizás se podría aplicar alguna técnica energética para reforzarlo, no lo se, es algo que supongo que seguiré investigando a medida que tenga oportunidad para ello.