David Topí

Escritor, formador y director de la EMEDT

Los chakras de la Tierra

Por David Topí - 7 - Abril - 2010 11:38 am

Nuestro planeta, como ser vivo, también tiene su sistema energético y sus líneas de fuerza que conectan los vórtices principales, los chakras, entre si, y que mantienen circulando toda la energía como lo hacen los meridianos y los canales de nuestro cuerpo humano.

Los chakras de la Tierra son varios, muchos, más de los siete que tenéis en diferentes publicaciones en la red, ya que la Tierra como planeta tiene una constitución más compleja que nosotros, y aunque podemos, e intentamos una aproximación estudiando nuestro sistema energético y extrapolando, es algo más complejo de eso.

Empezamos por las líneas de energía que rigen el planeta a nivel etérico, que, después de la materia sólida y tangible, su siguiente estructura sería la estructura etérica superpuesta sobre la primera. Esta primera estructura etérica tiene una red de canales tremendamente compleja, algunos ya conocéis las líneas Ley, Hartmann y demás, que es como las llamamos, pero este tipo de líneas son solo algunas de las vías por las que circula el flujo de vitalidad que sostienen todos los campos energéticos del planeta. Es una red de muchos niveles y puntos de interconexión, que abarca muchas capas, dentro del mismo plano o cuerpo etérico. Aquí es donde estarían, en este caso, los vórtices más importantes que serían el equivalente a nuestros chakras. Entonces, ¿dónde están? Por todos lados, algunos que ya conocemos, el Monte Shasta, Allen Rock, el lago Titicaca, el Tíbet, también uno en Noruega, varios en Africa, etc.

Función de los chakras de la Tierra

Gracias al trabajo de Robert Coon y otros investigadores, podemos precisar con bastante exactitud la posición geográfica de algunos de estos puntos energéticos importantes. Cada chakra tiene una función diferente, que es doble:

  1. Mantener el estado general de salud mundial y del planeta
  2. Transmitir y recibir energía codificada con información

En cada continente hay varios chakras, con excepción de la Antártida, que cuenta solo con vórtices secundarios. Y no es casualidad que en el centro de cada chakra, o muy cerca del mismo, nos encontremos un lugar sagrado e importante para antiguas culturas desde hace milenios. La energía del chakra, desde este centro sagrado, se expande en forma circular siguiendo un patrón parecido a un remolino  -cuyo radio que se extiende cientos de kilómetros. Si un chakra de la tierra funciona en un estado de salud óptimo (sin bloqueos), su energía puede llegar a alcanzar más de 700 km.

Cada chakra es un vórtice dinámico de energías sutiles. En algunas situaciones, estas fuerzas pueden girar en sentido horario o antihorario. En otras circunstancias, el poder de un chakra pueden dirigirse en línea recta a lo largo de lo que se denominan las Líneas Ley, que básicamente son análogos a los sistemas circulatorios de un cuerpo humano, los meridianos, o el sistema nervioso. Las grandes líneas energéticas se denominan Arterias de Ley y sirven para conectar un chakra de un continente a otro.

¿Dónde están situados los chakras?

En el mapa a continuación podéis ver una representación aproximada y estimativa a escala de las Arterias Ley y la localización de los chakras principales.

  • El primer chakra se encuentra en el Monte Shasta, en California
  • El segundo chakra se encuentra en el Lago Titicaca, en Peru
  • El tercero está en Uluru-Kata, al norte de Australia
  • El cuarto está en Shaftesbury, cerca de Stonehenge
  • El quinto chakra abarca desde la Gran Pirámide, Monte Sinai hasta el Monte de los Olivos, en Oriente Medio
  • El sexto chakra es múltiple, y se encuentra en diferentes zonas geográficas.
  • El séptimo chakra se encuentra en el Tibet, en el monte Kailas.

Como ya veis, cuando los centros energéticos del planeta funcionan a la perfección, la humanidad entera se beneficia, la corriente sutil de energía que recorre la arterias de la Tierra están limpias y nuestro planeta es un “ser sano” energéticamente. Como todo, esto no siempre es cierto, y muchas veces la Tierra debe sacudirse y desbloquear estos puntos energéticos para poder restablecer el equilibrio.