David Topí

Tratando de entender el mundo que no vemos

20100421-planet-earth-mind-300x205

Se denomina complejo de memoria social cuando un montón de personas, seres o entidades, forman o crean una única “mente” a la cual, conscientemente todos están conectados. Es típico, según nos dicen, de todos los niveles evolutivos por encima del nuestro, con mayor o menor grado de integración en esa única “mente global” o campo de conciencia genérico. Si alguno ha leído libros canalizados de entidades o seres que se definen con el nivel evolutivo de la cuarta, quinta o sexta densidad, habréis visto que la mayoría adoptan un nombre para el conjunto de la conciencia que comparten entre todos. Por ejemplo, los más famosos, la Ley del Uno, de Ra, es una canalización de un complejo de memoria social de sexta densidad, formado por millones de entidades individuales de ese nivel evolutivo que se han unido (probablemente desde densidades inferiores) y han formado una única “conciencia” que es auto-denominada “Ra”, quien transmite los conocimientos y explicaciones con una sola voz, pero que no representa a un alma o entidad individual, sino a miles o millones de ellas, y tiene el conocimiento compartido de todas ellas.

Formación temprana de un complejo de memoria social

Aunque parezca mentira, ya en nuestra tercera densidad, en este nivel, se podrían dar las condiciones para que todos pudiéramos formar un complejo de memoria social terrestre. ¿Cómo es posible? Simplemente porque ya tenemos una conexión que nos une a todos, a través del inconsciente colectivo, campo mórfico o lo que podríamos llamar la mente planetaria. Si pudiéramos gestionar esta conexión que todos tenemos de forma consciente, y nutrirnos de ella, aportar y recibir información, “leerla”, etc., todos los habitantes del planeta estaríamos formando lo que se seria nuestro complejo de memoria social. Si luego quisiéramos ir dando charlas a entidades de otros niveles, lo podríamos hacer con el conocimiento de este complejo que hemos formado, pues cada uno de nosotros tendría acceso a toda la información de todo el planeta, y podría usarla para ayudar a los demás si estuviéramos polarizados como sociedad hacia el servicio a otros.

El complejo de memoria social terrestre en 4D

Aun así, esto será lo que sucederá para aquellos que, cuando les llegue el momento, ahora o dentro de 80 años, completen su proceso evolutivo 3D y encarnen en la cuarta densidad en nuestro planeta. Una vez el “velo” que mantiene separados la mente consciente con la inconsciente desaparece, todas las entidades 4D, sean del rincón del universo que sean, tienen acceso permanente a la mente del sistema planetario al que pertenecen. Podríamos decir que seria como tener acceso libre, consciente y constante con los Registros Akashicos.

Se crea, a partir de entonces, un complejo de memoria social, pudiendo hablar todos con una sola voz, teniendo acceso al banco de memoria e información de todos los habitantes del planeta, y por supuesto pudiendo usarla para comunicarse entre ellos sin tantos tapujos como lo hacemos nosotros ahora. Precisamente una de las virtudes de salir de este nivel 3D es que seremos transparentes a nivel emocional, energético, mental, etc. Todos podremos vernos como realmente somos, por lo que parece que nos podremos ahorrar bastante“small-talk” para conocer a la gente con la que tengamos el gusto de convivir en esa 4D.

Individualidad vs Trabajo en Grupo

Que formemos parte de un complejo de memoria social no va en contra de que cada uno sigamos siendo una entidad individual. Es decir, no nos deshacemos de nuestra esencia para formar un mejunje con la conciencia de otros cuantos millones de almas, simplemente formamos todos una sola mente, la cual se convierte en nuestro repositorio de información. Cuando alguien te canaliza algo de un complejo de memoria social, es normalmente una de las entidades que lo forman quien está transmitiendo la información, pero lo hace como si fuera el conjunto del grupo quien hablara, pues la mente de uno, y la de todos, está integrada y conectada.

Así, el complejo de memoria social se ve reforzado con la aportación de todo el conocimiento que cada una de las entidades que lo forman adquiere, pues, automáticamente se vuelca en la mente grupal la información adquirida, ya que la conexión es permanente. Esto es de gran ayuda para el grupo cuando por ejemplo diferentes “wanderers” o errantes (ver el artículo anterior), se desplazan por el largo y ancho de la creación para ayudar a otras razas y grupos en otros niveles, y de vuelta, traen consigo toda la información recopilada. Los mejores “maestros” no son entidades individuales a las cuales tratar de canalizar, sino complejos de memoria social que incorporan las experiencias, informaciones y conocimientos de millones de almas, tanto las que se han mantenido dentro del grupo durante toda la evolución del mismo, como aquellas que han ido entrando y saliendo en su papel como almas errantes.