David Topí

Tratando de entender el mundo que no vemos

David Topi

Ya os he hablado anteriormente sobre la estructura energética de nuestra galaxia, aquella descrita por la mayoría de escuelas místicas y enseñanzas metafísicas, representada por 7 grandes planos frecuenciales o vibracionales, cuyos nombres varían según la línea o escuela que sigas, pero que básicamente representan lo mismo, especialmente si los designamos por el color base de su frecuencia de vibración. También hemos hablado muchas veces los niveles de conciencia, aquellos que se van alcanzando a medida que los diferentes seres y razas que habitamos en esta Vía Láctea vamos avanzando por nuestro camino evolutivo de vuelta a la reunificación con nuestro SER y con esa “Fuente” de donde hemos sido creados.  Estos diferentes “cursos” o niveles evolutivos son también 7, y nosotros actualmente estamos en el tercero camino del cuarto. Lo tenéis más detallado en este otro artículo.

Por otro lado, también es importante hablar de las condiciones espacio-temporales que unen ambos conceptos, y nos ayudan a terminar de encajar la percepción de la realidad que se tiene en cada nivel evolutivo, según la cantidad de “planos” frecuenciales a los que tengas acceso, de forma que es el momento de introducir otra variable más en la ecuación, que no es otra que la relación y número de dimensiones matemáticas que existen en cada nivel evolutivo.

Para ello, la representación de esta relación la podemos hacer según el esquema que tenéis aquí abajo, una matriz espacio-temporal de 7 planos o bandas frecuenciales vs 7 dimensiones espacio-temporales, que os explico ahora.

David Topi

Tercera densidad, 4 dimensiones

El ser humano actual, percibe solo cuatro dimensiones, tres espaciales y una temporal. Nuestro ámbito de percepción actual está acotado a nivel físico por el cuadrado amarillo, siendo el tiempo la percepción que tenemos de la dimensión superior, la verde.  Tras el salto evolutivo, una vez nos hallemos en el nivel de conciencia que llamamos la cuarta densidad, percibiremos cinco dimensiones, cuatro espaciales y la quinta, será el nuevo concepto del tiempo, que no tendrá nada que ver con lo que conocemos ahora. En este caso, nuestro espacio de percepción física será el cubo verde, y percibiremos el plano superior, como el tiempo de la cuarta densidad.  Estas cuatro dimensiones físicas nos permitirán, por ejemplo, percibir los objetos físicos (o semi-físicos, pues el entorno ya es mucho más etérico que el actual) desde todos los ángulos a la vez, viendo todas sus caras o lados, algo que es prácticamente inimaginable de concebir para un cerebro tridimensional como el nuestro.

David Topi

La transición en vida de un nivel evolutivo a otro, algo que si habéis visto los vídeos de la conferencia “Anclando la 4D” os sonará, es una transición energética de una realidad con cuatro dimensiones percibidas (3+1) a una realidad de cinco dimensiones percibidas (4 +1).

Relación con los cuerpos energéticos

Como vemos, todo ser en un nivel evolutivo determinado percibe siempre como concepto “tiempo” una dimensión más de aquella en la que se encuentra, y cuando hablamos de que existimos en la tercera densidad camino de la cuarta, no estamos hablando de dimensiones matemáticas o espacio-temporales, como habéis visto, sino del nivel de conciencia que se tiene en cada uno de esos “cubos” de nuestro diagrama, que forman parte de la matriz espacio-temporal-frecuencial de nuestra galaxia y se van “agrandando” a medida que vamos avanzando.

Así, como veis en el dibujo inferior, el ser humano actual abarca solo tres planos evolutivos, el físico-etérico, el emocional y el mental, por eso somos seres 3D, percibiendo 4 dimensiones. Tras el salto evolutivo que estamos dando, pasaremos a tener activados cuerpos energéticos superiores, poseyendo entonces un cuerpo semi-físico o etérico, un cuerpo emocional superior, un cuerpo mental superior y un cuerpo espiritual plenamente funcional. Nuestro nivel mayor de conciencia, que ahora no sobrepasa el plano mental, se situará en la banda frecuencial verde, y la percepción que tendremos del plano o banda siguiente, la azul, la catalogaremos como percepción temporal, que, como hemos dicho, tendrá entonces en total 5 dimensiones. El llamado paso a la quinta dimensión, como algunas veces he dicho, es lo mismo que el llamado paso a la cuarta densidad. Por un lado, estamos hablando del número de dimensiones espacio-temporales que percibiremos, por otro lado, el nivel de conciencia que tendremos en la escala de los “cursos” que hay en la “escuela” de nuestro logos galáctico.

Añadiendo las realidades paralelas

Pongamos ahora nuestro esquema anterior en formato tridimensional, pues, de lo contrario, en este diagrama, no tendrían cabida las diferentes versiones y existencias paralelas en las que existimos, y nuestra “foto” de la matriz evolutiva de nuestra galaxia no estaría completa. La forma más sencilla de hacerlo es mediante un cubo de Rubik, donde, todo el diagrama anterior, no es más que una de las caras del cubo, repitiéndose de forma paralela indefinidas veces, y dando lugar a realidades que co-existen con la nuestra, en el mismo nivel evolutivo (tercera densidad), abarcando el mismo número de planos frecuenciales (del físico al mental), con el mismo número de dimensiones espacio-temporales percibidas (tres espaciales y una temporal) pero en una realidad paralela de existencia de la cual no solemos ser conscientes más que en sueños o alguna que otra experiencia meditativa.

David Topi

Todo esto, de alguna forma, para resumir y esquematizar una estructura tremendamente compleja, de la cual, estoy seguro al 100%, se nos escapan mil cosas, y cuya comprensión actual, la que yo os explico, es solo un atisbo de lo que realmente se cuece fuera de nuestro nivel evolutivo. Quizás cuando estemos en la cuarta, me acuerde de rescatar los “conceptos” que teníamos en la tercera y podamos hacer comparaciones…. “¿Te acuerdas cuando teníamos solo un cerebro tercer dimensional y no entendíamos nada de la estructura de nuestro rincón de la Creación?”….. buf, si, ¡y que lo digas! que acotados y que poco percibíamos entonces….

Y los de quinta densidad nos dirán… “pues entonces esperad a que lleguéis a nuestro nivel y veréis lo poco que entendéis ahora también” :—)