David Topí

Tratando de entender el mundo que no vemos

David Topi

Continuando con el tema de las conciencias y energías que pueblan el planeta, y su cambio evolutivo, tal y como os contaba en el vídeo de la conferencia que di en el encuentro del Homenaje a la Tierra, tratando de entender que sucede con el proceso de separación de las “dos Tierras”, pues otro de los cabos que tenia interés por entender y que me quedaban sueltos en mi “esquema mental” de las cosas, está relacionado con los cambios que se tienen que producir en el resto de la vida orgánica y física, la flora y la fauna, y también la no física, la vida de aquellos que llamamos elementales, y, por supuesto, la existencia de los “elementos” que componen la Tierra actual tal y como la conocemos, como son el fuego, aire, tierra y agua, en lo que será la “nueva realidad”.

En el universo físico que conocemos, todo está compuesto por una combinación en diferentes grados de cuatro energías primarias (cinco, si contamos el Éter, que amalgama y sirve de sustrato a todo lo demás). Estas energías primarias son parte de la esencia de ciertas macro-conciencias, o macro-seres, que tienen su existencia en jerarquías y planos muy por encima de lo que somos capaces de entender. Cuando decimos que, el agua, como elemento, es una energía manifestada en forma líquida, tal y como la conocemos, lo hacemos teniendo en cuenta que no es más que la manifestación en nuestra realidad de la porción de un SER, que proyecta parte de si mismo, en la realidad que conocemos como el universo 3D, para formar desde planetas hasta riachuelos, en conjunción con otros seres del mismo estrato y potencial creador.  Estos cuatro macro-SERES, entre otros, son los que hacen realidad que, Kumara, como conciencia planetaria, tenga a su disposición a la Tierra, como vehículo evolutivo.

David Topi

Los que cuidan a los elementos

Por otro lado, cuando hablamos de los cuatro elementos, hablamos también de los elementales, que no son otra cosa que otra parte del mismo SER que rige ese elemento, creados para cuidar y ocuparse de la conservación de la contrapartida física del elemento en cuestión. Así, por un lado, el SER del elemento aire no solo “crea” a partir de si mismo el “aire” físico que respiramos, sino que crea, y es responsable, de formas de vida a las que hemos llamado sílfides, para que cuiden del “aire”, lo mismo que los otros elementales cuidan de la manifestación de los otros elementos. Todo esto ya lo sabéis y lo tenéis en el vídeo de la conferencia anterior.

Bien. Así es como están organizadas las cosas en nuestro planeta actualmente, y más o menos igual en otros del mismo nivel evolutivo. Pero, ¿que pasa con la “nueva Tierra”? ¿Sigue habiendo elementos y elementales? ¿Sigue habiendo el mismo tipo de manifestación energética de los mismos seres?

Bueno, la cosa cambia bastante, según parece. Primero, en la Tierra actual, las cosas siguen tal y como están ahora, es decir, estas grandes conciencias de las que nacen los elementos siguen manifestándose y proyectándose en ella, tanto hasta el final de este ciclo como cuando se inicie una nueva rueda evolutiva, más adelante. Si no fuera así, no habría posibilidad de que la Tierra actual se regenerara por completo, y diera paso a que los animales y formas de vida que llamamos de segunda densidad pudieran empezar a evolucionar, y avanzar en la tercera.

Pero, en la nueva Tierra, cuando la raza humana alcance el nivel evolutivo que llamamos cuarta densidad, y nuestro planeta esté un peldaño más arriba con su nuevo “vehículo evolutivo”, los elementales son diferentes. Son diferentes porque los elementos que componen esta nueva Tierra también son diferentes. Siguen siendo porciones o proyecciones de los mismos macro-seres, pero con una manifestación “energética” completamente distinta.

Así como para que exista esta vida física se necesitan esas mezclas químicas de fuerzas elementales, pues nuestros cuerpos físicos están hechos gracias a estos cuatro componentes, esto ya no es necesario en el siguiente nivel evolutivo, ya que no estaremos hechos (el vehículo físico que ocuparemos) de la combinación químico-energética de las cuatro fuerzas que conocemos. Por lo tanto, las cuatro energías que ahora nos dan vida tendrán otro tipo de manifestación muy distinta en un entorno evolutivo que será también muy distinto. Seguirá habiendo elementos y elementales, pero no se parecerán demasiado a lo que ahora mismo conocemos como tales.

La evolución de flora y fauna

Algo parecido pasa con la flora y la fauna. A nivel físico, los animales y las plantas existen tanto en este nivel actual como en el siguiente, pero de forma diferente. Todas las formas de vida englobadas dentro de la flora dependen de otra conciencia, de hecho, cada especie de planta tiene su propio inconsciente colectivo, agrupados en una conciencia mayor a medida que subimos en la escala de los planos de la creación. Lo mismo pasa con los minerales, y los animales, pues cada especie tiene una mente grupal proveniente de arquetipos evolutivos creados en planos superiores y manifestados en nuestra realidad 3D como robles, pingüinos o los ciervos que conocemos.

Esta flora y esta fauna actual sigue estando como ha estado siempre, y seguirá su curso evolutivo con la vieja Tierra. Los árboles, plantas, rocas, minerales y animales tendrán una oportunidad magnifica dentro de algún tiempo de disfrutar de un planeta virgen de nuevo, donde los que están ahora en el segundo nivel evolutivo empezarán a pasar al tercero. Pero en la nueva Tierra también hay plantas y animales. Es 100% correcto. Lo ha percibido así mucha gente, compañeros y personas que me escriben contando sus experiencias cuando han podido percibir algo de la nueva realidad, y es que, efectivamente, existe también vida “natural” aparte de los seres humanos. En el esquema de aquí abajo tenéis un poco la jerarquía que sigue flora y fauna, desde el cuerpo “físico” de nuestro plano, hasta los arquetipos del plano mental, pasando por los inconscientes colectivos de cada especie en los planos etéricos y emocionales.

 

David Topi

Pero, estos animales o estas plantas, ¿están ahí porque han transicionado con nosotros? No. Están ahí porque se ha creado una proyección nueva desde estos mismos seres, arquetipos o conciencias grupales hacia la nueva Tierra, de las diferentes especies de flora y fauna que poblará el nuevo planeta. Ninguna especie actual va a desaparecer de esta 3D y aparecerá en la nueva Tierra, sino que, por ejemplo, el arquetipo creador de la conciencia de los ciervos se proyecta simultáneamente tanto al viejo barco como al nuevo, creando y dando vida a las especies de animales y plantas con las que conviviremos, cada uno en el mundo en el que esté. Aun así, tengo la impresión de que nuestra relación con flora y fauna, en el nuevo nivel evolutivo, va a ser MUY DISTINTA, de igual a igual, y con un respeto que ahora, pues quizás, la mayoría de la raza humana no tenemos tan asimilado.