David Topí

Tratando de entender el mundo que no vemos

Good_vs_Evil_by_fishyghost

Ayer publiqué lo siguiente en mi página de Facebook:

Hoy me ha comentado una amiga que diferentes personas mencionan haber soñado conmigo, o haberme visto en meditaciones, y algunas apariciones no parecen dejar una sensación muy positiva. Desde hace algún tiempo, algunos alumnos también me han comentado que sueñan conmigo, pero siempre lo he tomado como simple anécdota y algún tipo de proyección subconsciente. Hoy sin embargo, empiezo a pensar que aquí hay algo más, y parece que algún tipo de ente está impersonandome en los planos no físicos, usando mi imagen. Bien sea un egregor formado por proyecciones de la gente, bien sea algún ente haciéndolo a propósito.

Voy a ver que es y disolverlo si es una proyección energética como tal que ha cobrado autoconsciencia, o si es realmente algún ser de algún otro plano haciéndose pasar por mi. Personalmente yo no me proyecto a visitar nunca a nadie ni a dar “consejos” nocturnos.

Ya os contaré a ver que es y que está sucediendo. En todo caso, no le deis nunca crédito y no cedáis vuestro poder a nada ni nadie por mucho que se hagan pasar por tal o cual persona.

Proyecciones subconscientes

Hace tiempo, cuando yo leía intensamente algún libro de algún autor que me fascinaba, soñaba con el/ella, y, si tenia interacción mediante algún tipo de fórum online, que varios autores que sigo lo tienen o tenían, les contaba mis sueños, como decenas de otras personas. La respuesta era siempre que, evidentemente, eso son mis propias proyecciones y nada más que mis propias proyecciones de mis ideas formadas respecto a la persona en cuestión, lo que había leído de ella, lo que me imaginaba de ella, etc. En este aspecto, en algunos casos, puede producirse la conexión inconsciente con el egregor de tal o cual personaje, enganchándote a la masa proyectiva de la misma, y, entonces empiezas a recibir las imágenes, sensaciones, o “mensajes” que se producen cuando ese egregor, si es potente, se vuelve autónomo. Como yo era consciente de eso, a la mínima que me di cuenta que el personaje público “David Topí” estaba formando un egregor cada vez más grande con los años, me propuse borrarlo cada x tiempo y mantenerlo bajo control. Todo eso lo tenéis y ya lo habéis leído en el artículo “Borrando un egregor personal”.

A partir de aquí, lo que explico es lo que ha sucedido desde ayer tarde. Posiblemente a algunos os suene a ciencia ficción, a otros no. Tomadlo como una experiencia más de como funciona este juego de la vida, en los planos no físicos de la Creación, y en sus dos polaridades.

Entes y aquellos que se hacen pasar por lo que no son

Como me había comentado una amiga, algo se estaba haciendo pasar por mi en los planos no físicos. No voy a entrar en detalles, pues es complejo de explicar como sucede. Imaginaros un disfraz energético con la imagen de alguien que otro ente se pone “encima” para hacerse pasar por el o ella.

Así, las primeras exploraciones en la tarde de ayer de los planos internos buscando cualquier ente que tuviera algo parecido a mi energía nos llevaron a encontrar varias cosas. Con la ayuda de mis compañeras (que sin un grupo de amigos con tanto potencial y de apoyo no se que haría), encontramos primero el egregor creado de proyecciones mías, luego un ente que lo dirigía y manipulaba semi-automáticamente para que apareciera y manifestara allá donde lo consideraba oportuno, y al “superior” del ente que era en realidad quien “mandaba”.

Este último era otro ser, bastante más grande, más negro, y mucho más oscuro, y el que estaba al mando. Inicialmente traté de deshacer el egregor, y el primer ente no presentó mayor resistencia al ser confrontado, pues me indicó que “era un mandado” dándome el enlace energético para llegar a su “jefe”. La presencia y análisis del segundo ente quedó pendiente hasta anoche que volvimos a proyectarnos para solucionarlo.

Escenario uno

Antes de seguir con la explicación, recomiendo este trozo de artículo “Escenario Uno” de Detrás de lo Aparente:

…Imaginen por un momento que las entidades que habitan el espacio matricial mental, deciden “colonizar” el espacio matricial 4×4, de nuestra realidad. Imaginen que estas entidades, llámenle demonios, genios, ángeles, espíritus errantes, ETs, demiurgos, etc., etc., logran luego de miles de años de entrenarnos y educarnos, que abramos un portal interdimensional lo suficientemente estable para mantener la comunicación de forma constante con un portal abierto de su lado hace milenios. Imaginen que para llegar a lograr tal prodigio, primero tuvieron que ingresar unos pocos a esta realidad, utilizando contenedores humanos para sostener su matriz pentadimensional estable. Imaginen que este proceso no era lo suficientemente perfecto como para manifestar su consciencia y que tuvieron que experimentar durante los últimos 60 años el modo de hacerlo, y que luego de infructuosos intentos lograron aislar la esfera de consciencia de las unidades de carbono para dejar libre movimiento a las suyas. Imaginen que esto fue posible al cortar totalmente la conexión con el Ser, destruyendo el espíritu. Imaginen que ahora que tienen todo el proceso controlado, ingresan millones de entidades mentales a tomar posesión de los cuerpos materiales de las unidades de carbono de forma masiva.

Básicamente con esto hemos tenido que lidiar esta noche. Un gran portal dimensional abierto, por el cual habían ingresado miles de seres, que, compuestos, daban la impresión de ser uno solo, muy potente, muy negro, muy oscuro. Entes de fuera de nuestro espacio físico y energético, tratando de entrar en el mismo y atraer hacia si a tantos humanos como les fuera posible, ayer, y por la parte que me ha tocado vivir, usando mi imagen, y, simultáneamente, usando también la de muchas otras personas en cualquier otra parte del mundo que tengan un egregor psico-energético y a través del cual puedan “llegar” hacia los planos más físicos. Basta decir que ha hecho falta mucha ayuda de niveles muy altos, que yo y mis compañeras hemos trabajado, no ya a nivel de esencia, sino a nivel de SER, pidiendo ayuda a la parte más alta de lo más alto que hemos sabido, con la asistencia de los grupos enteros a los que nuestro SER pertenece, pues un enjambre enorme de entes (era una raza tipo insectoide) solo lo combate otro grupo del mismo o mayor nivel, y que, finalmente, por pasos, primero se ha expulsado a este grupo de vuelta a su lugar de origen, el portal se ha cerrado, hemos buscado todos los egregores asociados a mi y se han disuelto, y una de mis compañeras a encontrado el “traje” que tenia mi imagen y lo ha devuelto a la Fuente para no ser usado nunca más.

El artículo de Morféo dice también lo siguiente:

He visto con asombro y pena como caen a diestra y siniestra uno tras otro, “asimilados” por estos entes en cuerpo y alma, consumiendo sus mentes con pensamientos que no le pertenecen, y convirtiéndose de un día para otro en completos desconocidos, verdaderos inhumanos cubiertos de ira, resentimiento y violencia.  Su estrategia es muy sencilla y efectiva, cosechan por medio de una carnada muy apetitosa, que es el ego protagónico, aquel que los embebe de poder mediante la falsa imagen de la consciencia artificial de la personalidad virtual, transformándolos en el protagonista de su propia novela épica, y cuando ya están bien agarrados al anzuelo del protagonismo y la soberbia, un simple tirón, y su alma es engullida por los Golem Mentales que ahora son sus inquilinos, y que ocupan su cuerpo y mente desplazando a su Ser. Lo más terrible de todo esto, es que no se dan cuenta que ya no existen, que son un cascaron vacío sin espíritu que pelean por su liberación, sin saber que ya no tienen a quien liberar, porque ya no son humanos, son solo cuerpos y mentes usurpadas por entes de fuera de esta realidad.

Hay cosas que se mueven por encima de nuestras cabezas que solo te las crees cuando las vives en carne propia, y quizás está bien que así sea, para no entrar en paranoias mentales. Es otra batalla más por la grandeza y belleza que representa este planeta y aquellos que en él habitamos. Y, aunque he sentido miedo y aprensión durante la noche mientras hacíamos esto, no hay nada que la luz que llevamos dentro no pueda hacer sin confiamos en ella, en lo que somos, en aquellas partes de nosotros de donde venimos, en los grupos y jerarquías que nos apoyan, y que no permitirán que nada se quede con el premio más preciado que todos se disputan, por que este planeta ya tiene quien lo habite, y somos todos y cada uno de nosotros los responsables de que así siga siendo durante mucho tiempo.