Vaivenes e influencias actuales entre realidades paralelas

54f06ec6163c5s190977

La forma en la que el ser humano comprende el mundo está condicionada por cómo nos han enseñado que el mundo es, por lo que no es de extrañar que no conozcamos lo que nos han dicho que no existe. Si alguien nos abriera los ojos de repente a las múltiples realidades que conviven en el mismo espacio-tiempo que ahora ocupa el lugar donde estás leyendo esto, posiblemente te preguntarías en que película de ciencia ficción te has metido, y qué es lo que está pasando a tu alrededor que no tiene ningún sentido.

Imagínate qué, de repente, eres el único en tu entorno que puede ver esas otras realidades, y vas andando por la calle y empiezas a dar rodeos y hacer movimientos para esquivar cosas, personas, edificios u otros obstáculos que tu percibes como reales, pero que nadie más capta, ya que la gente a tu alrededor solo ven una acera libre de obstáculos que tu vas sorteando como si de un eslalon se tratara. ¿Qué haces? Te preguntarían. ¿Pero no ves que hay un árbol aquí en medio y que venían dos personas en bici? Pues no, aquí no hay árbol y no ha venido nadie en bici.

Multiversos en acción

Afortunadamente no vemos esas otras realidades, al menos no la mayoría de la población humana, pero eso no significa que no existan. La teoría de los multiversos o muchos mundos, una de las teorías de la física cuántica y de tantas películas de ciencia-realidad, nos hablan de todas esas existencias paralelas que coexisten sin molestarse unas superpuestas a las otras, y que se mantienen separadas y sin molestarse por las diferencias infinitesimales existentes en la orientación de los ejes de las partículas básicas que conforman cada realidad. Es decir, que tu estás donde estás y ves el mundo que ves porque estás orientando y sintonizado, cuánticamente, con una de esas realidades, pero las otras siguen estando ahí, simplemente, la orientación de los ejes de tus partículas cuánticas que forman tu existencia y tu mundo, son diferentes o están orientados de forma que no pueden captar el resto de realidades que, sub-atómicamente, comparten el mismo espacio y tiempo. Don Juan de Castaneda decía que moviendo lo que denominaba el punto de anclaje podía sintonizar y moverse a otros mundos, lo cual es algo así como resintonizar un punto concreto de la estructura del ser humano para cambiar el dial de la radio y captar esas otras dimensiones laterales que coexisten con la nuestra.

Portales y puntos de conexión que se abren

Entender esto nos sirve para ampliar nuestra concepción de la realidad, aunque en el día a día pudiera parecer que no tiene ninguna aplicación práctica para ninguno de nosotros, ya que ni percibimos esto que no deja de ser pura teoría cuántica, ni nos interesa percibirlo para mantenernos mínimamente sanos y cuerdos. Ahora bien, ¿que sucede cuando se rasgan o se producen fisuras en las membranas que separan esas realidades? Es cuando empezamos a hablar de los famosos portales dimensionales, entradas y salidas que permiten la interacción con esos otros mundos y realidades, y que, de alguna forma, son los responsables de multitud de eventos aun por explicar en nuestro planeta: personas que desaparecen sin dejar rastro, aviones y barcos que se esfuman en el aire, gente que va conduciendo por una carretera en un país y de repente aparece conduciendo a miles de kilómetros en otro. Estos casos existen, se han reportado y se han tachado simplemente de fenómenos sin explicación, en el mejor de los casos, o simples habladurías y majaderías de sus protagonistas, en la mayoría de ellos.

El planeta es un tablero de juego multidimensional, así como la realidad que forma la estructura de planos que sostiene la vida, tablero al que tenemos acceso pero del que solo percibimos unas pocas casillas y dos o tres de las fichas que corresponden a los jugadores, eventos y estructuras que nos tocan percibir. Pero tanto de forma natural por el potencial que tiene el ser humano de interactuar con otras realidades, como de forma forzada por la habilidad que tienen ciertos sectores del sistema bajo el que vivimos de manipular y abrir el paso entre estas, el resultado es que constantemente se producen muchas interconexiones de las que realmente llegamos a tener cero constancia.

Cuando las realidades se solapan

El efecto del cambio frecuencial, vibracional y evolutivo que estamos viviendo, además, está provocando el colapso, solapación y reunificación de muchas de estas otras realidades en una sola, a veces de forma coordinada y suave, otras veces con oleadas y vaivenes cual choque de trenes donde las diferentes realidades con sus respectivas micro-líneas temporales adyacentes (estamos todos en una gran macro línea temporal global para nuestra especie, pero coexisten otras laterales y paralelas que corren por diferentes futuros potenciales y alternativos para todos) se influencian de forma masiva y empiezan a manifestarse cambios en ambas, hasta que se unifican, o una de las dos líneas termina por difuminarse del todo para solo quedar prevalente aquella con mayor potencial para tomar las riendas de la situación, por el número de personas unidas a ella, co-manteniéndola y manifestándola.

Algunos de los eventos que vemos ahora en nuestra realidad, en el planeta, son producto de choques e interacciones entre esas energías y dinámicas que están sucediendo en una de esas otras líneas temporales y que podrían no afectar a la nuestra, pero lo hacen, provocando aquí otros movimientos energéticos que entonces influencian a la realidad física dando la impresión de que algo se está poniendo patas arriba de golpe y sin previo aviso. No todo lo que vemos ahora últimamente en el mundo es producto de los sucesos de nuestra propia co-creación solo, sino que se están dando interacciones entre diferentes realidades para ver cual termina prevaleciendo. Sigue habiendo intentos por parte de aquellos que están en control de mover toda la masa de la humanidad hacia líneas temporales más adecuadas para sus fines, aunque todo esfuerzo, en general, sea en vano, pues la línea temporal actual en la que estamos ya esté bien anclada y asentada, aunque se pueda mover hacia micro-futuros potenciales diferentes según los vaivenes a los que sea sometida.

Que no descarrile nuestro tren particular

Mantenernos firmes en una línea temporal que nos lleva poco a poco a un futuro existente ya, pero aun sin manifestar en nuestra percepción lineal del tiempo mucho más positivo, amable, con otro tipo de estructuras etc. requiere que cada uno se mantenga firme en su propio deseo de vivir en esos futuros potenciales que nos aguardan. No hay que dejarse empujar por vientos laterales que nos quieran mover de un lado a otro, sino mantenernos bien sujetos en el tren actual que tiene un rumbo claro y decidido, pero al que aun intentan cambiarle las vías regularmente para que tome otra dirección cada vez que energéticamente se presenta la oportunidad para ello, en puntos de inflexión concretos que existen en el devenir de la co-creación nuestra realidad.

Que cada uno se aferre a sus potenciales de amor, felicidad, paz y armonía, que sea eso lo que “emitís” hacia fuera, partiendo de que es eso lo que sentís y vivís dentro, y así no os podrán desenganchar de este camino del que ya llevamos un largo trozo recorrido, y que, aunque aun nos falte por andar, tiene un final feliz, y como en todos los finales, hacen que valga la pena el esfuerzo dedicado a alcanzarlo por muchas turbulencias que, a priori, parece que nos vayamos encontrando en el camino.

Si te apetece comentar el artículo, pásate por Facebook para unirte a la conversación.