David Topí

Tratando de entender el mundo que no vemos

111207autobahn

Os decía en el artículo anterior que trataría de explicar más a fondo como funciona el paso de nuestra conciencia entre líneas temporales o realidades paralelas, porque, aunque aquellos que nos asisten nos decían en el última actualización que la línea “ideal” de paso “rápido” estaba bastante alejada, frecuencialmente, de esta línea actual, tanto como para requerir un enorme trabajo para su conexión a ella, no por ello significa que no podamos intentar que cada uno oriente su esfera de conciencia para ubicarse en la línea que más le convenga según así lo decida.

A la esencia, “le importa un pepino”

Tenemos que entender que, a nuestra esencia, ser o mónada, le importa un pepino, como dice un amigo, si este cambio de nivel evolutivo se produce ahora, en 3, 10, 50 o 200 años, pues mi esencia o ser existen fuera del concepto tiempo, en un punto espacio-temporal adimensional, donde todo ya ha sucedido, y donde todo está en perfecto orden, tal y como tiene que estar. De igual forma que, para ti, si ves una serie de fotografías estáticas que representan diferentes momentos de tu vida, todo está perfecto en esas fotografías, pues las ves desde fuera con la perspectiva de haber pasado ya por todos los momentos en los que esas fotos fueron tomadas. Sin embargo, si tu imagen plasmada en una de esas fotos, consciente de si misma, quisiera llegar a convertirse en la imagen plasmada en la foto siguiente con la que hay 10 años de diferencia, entonces es el “yo de la foto”, el que, digamos, tiene que tomar la iniciativa para moverse en el tiempo y realidad hacia su “yo futuro” de la forma más adecuada posible, y no es el “yo de fuera”, el que ve todas las fotos a la vez, que no tiene conciencia de que sus yos plasmados en el papel tengan prisa por salir del momento en el que están cuando esa foto fue tomada, quien va a llevar la iniciativa del cambio si no se le pide “ayuda”.

Así, para ello, vamos a entrar de nuevo a repasar cosas que ya hemos hablado anteriormente de forma suelta en diferentes artículos, amalgamándolas para que nos den una visión completa de lo que sucede o puede sucedernos en estos momentos.

Múltiples existencias simultáneas

Lo primero que volvemos a recalcar es que cada uno de nosotros existe en múltiples realidades. No estoy hablando ahora de vidas simultáneas en otras épocas y lugares (comúnmente llamado vidas pasadas), eso sería, por decirlo de alguna forma, un nivel por encima en la cascada de conexiones y divisiones que nuestro ser hace cuando decide experimentar la vida en este planeta, sino de las diferentes versiones de cada uno de nosotros en diferentes realidades. Lo podemos ver en este esquema.

image

Como veis en el diagrama, todas las existencias que podamos tener son simultáneas, existan en lo que nosotros llamamos nuestro pasado, nuestro presente o nuestro futuro. Si cogemos una de esas vidas, la nuestra actual (vida 4 en el diagrama), la que ahora responde al nombre de “David” en este año 2015, nos encontramos que, además, existe simultáneamente en diferentes realidades que explicamos ahora.

Realidades paralelas

Cada una de las líneas que siguen las siluetas del diagrama anterior, estarían existiendo en su propia realidad, todas paralelas, pero solo somos conscientes de una de ellas, allá donde nuestra conciencia esté enfocada, que representa lo que tu percibes como tu “realidad actual”, lo que llamas “tu vida”.

image

Aquí, el plano del fondo, la cara posterior de este cubo, es la matriz espacio temporal de una realidad cualquiera para todos nosotros (realidad 1). Pero es que, además, existen otras muchas versiones de nosotros mismos que están en otras, por ejemplo en la que está inmediatamente al lado (realidad 2) o una más allá (realidad 3).

Estas tres realidades o dimensiones paralelas conviven entre si, pero no se molestan, de forma que cosas que pasan en una de ellas pueden afectar ligeramente, o no afectar nada, al resto. Además, es posible que, en algún momento de tu vida, cuando tomas diferentes bifurcaciones a raíz de ciertas decisiones, no solo te desplaces en tu realidad a través de tus coordenadas de espacio y tiempo sino que puede ser que des un salto a otra realidad, la 2, donde empieces a vivir otro tipo de situaciones porque estás en otra nueva matriz espacio-tiempo, dejando de lado todo lo que sucede en tu realidad anterior. No es que desaparezcas de la realidad 1, sino que tu conciencia se desplaza y enfoca ahora en la realidad 2, haciéndote “consciente” a ti, de esa nueva línea temporal sin recordar que sigues existiendo también en la 1 paralelamente.

¿Quien se mueve de línea temporal, la persona o su conciencia?

Cuando cambiamos de realidad a una línea paralela, se mueve solo nuestra conciencia, de forma que, no es que desaparezcas físicamente de la realidad actual y los de casa de repente ven como te esfumas sin dejar rastro, ellos siguen viendo a la versión de ti que sigue en esa línea temporal, pero tu, de ti mismo, ya no eres consciente de esos sucesos en la realidad que dejas atrás, porque te has conectado a uno de tus otros “yos” paralelos, del cual ahora te haces “consciente”. ¿Has perdido recuerdos o te sientes desorientado en la nueva realidad? No, porque tu conciencia ha conectado con ese otro yo paralelo y “absorbido automáticamente” todo lo experienciado en él, de forma que no notas ningún cambio sustancial en ti ni en tus recuerdos, que siempre han sido los mismos desde tu punto de vista, sin saber, que, igual ayer, tu conciencia estaba conectada a otro yo paralelo y sus recuerdos eran ligeramente distintos. ¿Como saber que te has movido de línea temporal o realidad? Por algún “chivato” físico que pongas en tu realidad puesto por los “de arriba” y acordado con ellos para avisarte, o por algún cambio que notes y seas capaz de saber que, “antes”, “eso” no era así.

Miradlo en el diagrama de abajo, podríamos decir que todas las realidades en las que puedes existir, ya existen, pero tu eres “consciente” solo de aquella donde tu consciencia está ubicada, de forma que, ninguno de los “David” de estas realidades de aquí abajo desaparecen cuando te mueves de una línea temporal a otra, simplemente, tu no estás focalizado en ella, pero siguen de forma “automática” con sus vidas. De igual forma que cuando miras una foto estás concentrado en ella y recuerdas el momento en el que se hizo esa foto (tus vivencias y experiencias en aquel instante de tu vida), y cuando pasas de página el álbum pues te enfocas en otra foto de otro instante que te evoca otras memorias y experiencias diferentes.

Por haber cambiado el foco de tu consciencia de una foto a otra, no ha cambiado nada en las fotos, que siguen existiendo perfectamente en el álbum aunque ya nadie las mire. De ahí, que, lo que cambia y se mueve de una realidad a otra es solo tu conciencia, tu esfera de conciencia, que forma parte de tu cuerpo mental, pero no del plano físico, con lo que puede moverse a la realidad que considere oportuna sin mayores problemas.

image

¿Como se mueve la conciencia a una línea diferente?

Bien, si el tema que nos ocupa es como “conectarnos” a la línea ideal de cambio evolutivo (en el supuesto que sea algo que nos interese hacer, pues también podemos estar perfectamente contentos con la línea actual y su dirección hacia un mundo más armónico, estable y en paz tal y como nos decían en un futuro no muy lejano), hay que mover nuestra esfera de conciencia hacia esa otra línea. Esto se puede hacer de diferentes formas, hasta donde soy capaz de comprender en estos momentos.

La primera forma de hacerlo es adoptando el estilo de vida que se tiene ahora mismo en esa otra línea paralela, para que, por resonancia, vibración, y “conexión” poco a poco te enganches a ella. ¿Que significa esto?, significa que hay que abandonar el sistema de vida actual y sus estructuras, irse de las ciudades, vivir más en consonancia con la naturaleza y con el planeta, hacer un cambio radical de vida y dejar de estar enfocado hacia el “exterior” para pasar a vivir enfocado hacia “el interior” de uno mismo. Ojo, esto no lo digo porque suene bonito o ideal, lo digo porque cuando pregunté por el estilo de vida en este año 2015 y 2016 en la línea paralela “ideal”, así me contestaron que estaba viviendo la gente. En estos momentos, en esa otra realidad, la raza humana ha adoptado un estilo de vida acorde a las leyes naturales, acorde al respeto por el planeta, acorde a vivir consigo mismo en armonía y con los demás.

Si me hubieran dicho otra cosa, pues hacia esa otra cosa tendríamos que enfocarnos en esta misma línea para sintonizarnos con la otra. Así que, para hacer un cambio de línea temporal a partir de una cambio de vida “físico”, hay que ejecutar acciones físicas que te muevan por vibración y resonancia hacia aquella a la que nos queremos mover, “copiando” aquello que sucede en la línea de destino, en la de origen.

Movimiento puro de la conciencia

¿Existe una segunda forma de hacerlo? Bueno, creo que si. La manera de conseguirlo es algo así como ser atraído hacia esa línea temporal a partir de una intensa conexión con la realidad a la que te quieres mover, recordando, sintiendo, experimentando, en esta, a nivel mental, todo lo que existe en la otra. El trabajo aquí no es “físico”, sino mental, hay que crear una sintonización con esa línea “rápida”, y traerla como un recuerdo vivido hasta esta. ¿Como hago la conexión? A través de tu ser, esencia, mónada, pues es aquella que tiene plena consciencia de todas las realidades en las que este “David” está existiendo. Y, a través de la esencia, hay que recordar, vivenciar, revivir, esa información a la que tu ser tiene pleno acceso porque puede mirar todas las fotos del álbum, y puede llevar los recuerdos de una foto hacia otra, plasmando en el “yo estático” de una foto, que fue tomada en un momento, la información de la foto de al lado, permitiendo entonces que el yo de la foto tome consciencia y se focalice en la línea a la que quiere llegar, pues se atrae a si mismo hacia ella al tener plena consciencia de aquello que le sucede en la línea temporal paralela.

Es realmente difícil de explicar, y no se si es fácil de realizar. Se que se puede hacer así pues así me ha bajado “en bloque” toda la información del proceso. Evidentemente, parece mucho más sencillo ejecutar el salto por cambio de realidad física, que provoque el cambio energético que te enganche a otra realidad, ahora todo depende de cuanto está cada persona dispuesta a hacer este cambio radical de vida que le lleve a situarse en la misma posición que su contrapartida en la línea ideal está vivenciando en estos momentos.

En todo caso, me sorprendí a mi mismo diciendo, sin saber de donde venía: “esencia que riges mi destino, dame las pautas que permitan experimentar este cambio de nivel evolutivo”. Y así empezó a bajar en bloque todo esto que ahora os acabo de contar.