David Topí

Tratando de entender el mundo que no vemos

Algunos quizás recordéis un diagrama que publiqué hace varias semanas, en el cual intenté esquematizar diferentes facetas de este “sistema de vida” en el que andamos metidos. Lo podéis encontrar en este enlace en formato pdf.

David Topi

Si os fijáis en el esquema, hay un grupo de “jugadores” que llamamos “personas sin alma”, un tema que hasta ahora no había tratado en el blog y del cual quiero hablaros hoy. Hay varias denominaciones para un grupo de “seres”, personas, que pertenecen a una categoría especial, la llamada “robots biológicos, portales orgánicos” o simplemente, personas sin alma. Mientras he ido leyendo e investigando al respecto, me topé con un fantástico articulo de Bernhard Guenther, del blog, http://veilofreality.wordpress.com/,  titulado Organic Portals – Soulless humans. Ayer me puse en contacto con él y le pedí permiso para traducirlo y publicarlo, que me dio amablemente. Así que os presento hoy la primera parte del articulo (es largo y lo voy a dividir en varios), lidiando con un tema que en este 2012 nos va a dar mucho que hablar.

Portales Orgánicos- Personas sin Alma (por Bernhard Guenther)

“Un porcentaje considerable de las personas que encontramos en la calle están vacías por dentro, es decir, están actualmente muertas. Somos afortunados de no poder verlo y de no saberlo. Si conociéramos el número de personas que están realmente muertas y el número de personas que gobiernan nuestras vidas en estos momentos, nos volveríamos locos de horror”. G. I. Gurdjieff.

Vivimos en una época interesante. Por un lado enormes cambios están sucediendo a escala global que no pueden ser ignorados mucho más tiempo. Por el otro, la mayoría de la población parece seguir viviendo sus vidas como si todo fuera igual que ha sido siempre, y como si siempre fuera a ser así, bloqueados en una visión de la realidad muy cerrada, por interés personal y material.

Mientras sigamos mintiéndonos basados en nuestro propio condicionamiento, ilusiones, supresión o negación del mundo, y creamos las mentiras que nos venden, confundiéndolas por la verdad de la realidad, nada cambiará. Es algo que va mucho mas allá de tener una simple “actitud positiva”, donde la esperanza es simplemente una trampa y una mentira a uno mismo. Creer en mentiras que son “positivas” en apariencia (sin prejuicio de la buena intención que pueda tener la persona o de su buen corazón) no lleva sino a experiencias negativas y lleva a bloquear el despertar y el camino espiritual de cada uno. Ser una persona “positiva” puede significar simplemente reconocer algo “negativo” porque, simplemente, así es, viéndolo por lo que realmente esa persona, evento o experiencia representa. Si creemos en una mentira, aunque nos parezca una acción positiva (creer en ella) y nos haga sentir bien, estamos dejándonos robar nuestro libre albedrio, y eso tiene implicaciones espirituales y evolutivas. En estos tiempos de transición se hace imperativo buscar activamente la verdad del mundo en el que vivimos, y ser objetivos, para no dar pasos en falsos y caer en el caos en nuestra vida.

Con el acercamiento de la era del Espíritu Sagrado todo debe, gradualmente, ser sacado a la luz del día, no solo los secretos de laboratorio, sino incluso los conceptos mas oscuros del esoterismo. Lo mismo debe suceder con las ilusiones, los errores y las mentiras, que deben ser reveladas, para que puedan ser más tarde rectificadas […]

El mundo sufre de una falta de armonía que se hace más profunda en cada plano de existencia, y que supone un serio peligro a la recuperación moral y espiritual de la humanidad. Incluye además un riesgo serio de fallar y equivocarse en el último paso de este tiempo de transición en el que estamos entrando. Si este riesgo no se supera, el “Diluvio de Fuego” nos espera. Tendremos que hacer un esfuerzo inmenso para modificar este destino, y tenemos poco tiempo para hacerlo. El hombre solo puede culparse a si mismo por la enormidad del esfuerzo necesario, siendo este el resultado de su obstinado rechazo para atender las señales y avisos que le han sido dados, una y otra vez, por la Voz Divina, y así continua, hoy en día cegándose a si mismo al hecho de que el “Diluvio de Fuego” esta preparando su llegada”. [ Gnosis II, Boris Mouravieff ]

Mucha gente no se da cuenta de la situación a la que el mundo se dirige. Si, hay muchos auto-proclamados “iluminados”, que creen que todo va tal y como debe ir y que la humanidad despertará eventualmente en este 2012, o que la Era Dorada donde todo el mundo “asciende” o se “ilumina” sin hacer nada por su parte está al caer. “Simplemente ser” y “enviar amor” es el mantra por excelencia, sin realmente entender lo que “ser” y “amor” significa, o, al menos, así lo parece. Sin embargo, no quiero entrar en las trampas de esta pseudo-espiritualidad promovida a través de muchos canales “nueva era”. Mi objetivo no es convencer a nadie de nada, porque nadie puede hacer nada para que otra persona cambie. Así que este artículo es puro cuestionamiento de algunas creencias fundamentales y un poco de alimento para el cerebro.

Algunas fuentes que hablan de un Cambio o una Transformación sucediendo en nuestra era también hablan de una división de la humanidad, y de que no todo el mundo va a “despertar”. La principal razón puede encontrarse en un hecho muy peculiar al que este planeta se enfrenta y que ha sido explicado en varias enseñanzas esotéricas, así como transmitido a través de diferentes canalizaciones. Habla de dos diferentes razas, dos “humanidades”, co-existiendo en la Tierra, idénticas en el exterior, diferentes en el interior.

Una de las ideas espiritualmente más expandidas que corren por el mundo estos días es la que dice que “todos somos uno”, y que, simplemente reconociendo esto, deberíamos unir el mundo bajo un manto de paz y armonía. Todo lo que los lideres mundiales necesitan es reconocer lo mismo, de ahí que tanta gente no pare de enviar “amor y luz” a nuestros dirigentes y lideres, para que también ellos vean y reconozcan esta “verdad”, ya que están tan equivocados y perdidos, que solo necesitan amor y compasión, etc.… Bien, si, todos somos UNO desde una perspectiva MAYOR. De hecho, es bastante obvio que todos SOMOS UNO. El diablo, como siempre, está en los detalles. Laura Knight-Jadczyk, en su libro, “La Historia Secreta del Mundo”, nos da una buena visión de la concepción errónea de estas “perspectivas”.

Muchos gurús y maestros de nuestros tiempos modernos, nos dicen que, puesto que solo existe un SER Supremo, que permea todas las cosas, todo lo que debemos hacer es ver todo como “luz”, y que por si solo, transmutaremos la oscuridad, y crearemos nuestra propia realidad de “luz”.

Esta afirmación ignora el hecho de que la frase “Todo es UNO” describe una realidad que existe en un nivel de realidad mucho más alto que el nuestro, en el cual nos manifestamos. La persona que asume que puede convertirse en algo parecido a “Dios” en este nivel solo con pensarlo o desearlo, ignora el hecho de que el Ser y el no-Ser (polaridades evolutivas, positivo y negativo, Servicio a Otros y Servicio a uno mismo) provienen directamente desde la Fuente, en un nivel de existencia que está claramente muy por encima del nuestro. El mal es REAL, en su propio nivel de existencia, y la tarea de la humanidad es navegar este laberinto cósmico sin ser atrapado por ese “mal”. Aquí se encuentra la raíz del Libre Albedrio.

La humanidad se enfrenta a una decisión tan embarazosa como REAL, está forzada a escoger – usando su conocimiento para ello- entre el camino que lleva al “Ser” (polaridad evolutiva positiva, Servicio a Otros), y el camino que lleva al “no-Ser”.

Al ser humano se le requiere que discierna entre el “bien” y el “mal” en cada nivel de existencia de esta realidad. Porque, de hecho, hay que entender que Dios es conciencia y que Dios es materia. Que Dios es bueno y que Dios es malo. La Creación asume todas las propiedades posibles, representados esotéricamente en “todos los nombres de Dios”. El Cosmos está lleno de Vida y Muerte, de Perdón y de Venganza, de Orientación y de Decepción. Intentar asumir el punto de vista de “la Fuente” y mezclar todo en este nivel en el que estamos, nos hace simplemente quedarnos en este nivel atascados. La humanidad debe separar su propio punto de vista del punto de vista de “Dios” y aceptar el hecho de que toda la Creación incluye todas las facetas, caracteres y posibilidades.

Si, todos somos uno, pero todos no somos iguales en esta experiencia en esta tercera densidad, en este planeta. Si, seguro, Gandhi y Hitler son también “uno”, pero uno de ellos no parece tener ningún tipo de conciencia. La mayor ilusión y proyección que la mayoría de la gente tiene es la presunción de que la gente en posiciones de poder piensa y sienten tal y como lo hacemos nosotros, que viven completamente errados en su comportamiento y que todo lo que necesitan, o al menos principalmente, es amor en sus vidas.

Pero, ¿y si existiera un tipo de ser humano que no tuviera conexión con los centros universales de conciencia, de amor, desde el mismo momento de su nacimiento? (que no son encarnaciones de ningún Yo Superior, o entidad consciente). Personas que no están ni siquiera genéticamente habilitadas para percibir estas emociones, pero capaces de emularlas, lo suficientemente bien para distraernos, de forma que pueden usar nuestra energía para nutrirse y desviarnos así de nuestro camino evolutivo. Personas que te dirán exactamente lo que quieres oír, parecerán gente compasiva, empática y que nos entienden, sin llegar a tener ni la menor idea de lo que estos sentimientos significan ni haber sentido jamás uno solo de ellos.

David Topi

¿Y si este tipo de ser humano fuera prácticamente la mitad de la población mundial? Podría ser un familiar, un colega en el trabajo, un vecino, tu jefe o incluso un amigo cercano, tu amante, tu esposo, tu mujer.  La verdad es que no es una idea agradable, y ciertamente un buen guantazo a este paradigma “nueva era” de que “todos somos uno”, y de que la humanidad se esta “despertando” e iluminando simplemente enfocándose en el amor, la luz, y el pensamiento positivo hacia los demás.

…..

En breve traduzco el resto del artículo.