David Topí

Tratando de entender el mundo que no vemos

Registros Akashicos  David Topí

Los que podáis estar interesados en temas de salud y nutrición, es probable que hayáis oído hablar de la ketosis o cetosis, y que empieza a estar de moda pues hay dietas cetogénitas que personajes públicos empiezan a decir que las siguen. Es un tema controvertido que tiene en pie de guerra a los que defienden dietas bajas en carbohidratos contra los que defienden todo lo contrario. Yo soy de los del primer bando, pero simplemente porque en mi búsqueda sobre como mejorar mi salud, es lo que me hace estar mejor, y con más energía, así que es cuestión personal de cada uno investigar que tipo de alimentación le conviene más.

¿Que es la cetosis?

Los cetones son químicos que el cuerpo produce naturalmente como resultado de la quema de grasa, y el estado de cetosis es aquel en el que tu cuerpo usa la grasa en vez del azúcar o glucosa como fuente principal de combustible. La cetosis aparece principalmente durante el ayuno, en las dietas bajas en carbohidratos, en el embarazo o puede ser causado también si sufres de diabetes (problemas con el azúcar, uno de los principales “peligros potenciales” para el cuerpo en la alimentación moderna).

Este cambio en el metabolismo ocurre cuando el cuerpo no recibe durante un tiempo carbohidratos (que no necesita que sean introducidos de forma externa, pues los puede generar mediante procesos internos propios) para producir glucosa y después de que el hígado ha utilizado también toda la reserva de glucosa almacenada en el hígado. Cuando es la grasa almacenada en el organismo o la que se consume la que se usa en su totalidad como combustible es cuando se crean los cetones.

¿Porque queremos entrar en cetosis?

El factor principal de aquellas personas que buscan usar cetones como fuente de energía es principalmente el beneficio que tiene para la mente y el cerebro, que deja de alimentarse de glucosa Esto se traduce en mayor potencia mental, claridad, poder de concentración, mejora de las conexiones sinápticas, etc. Simplemente has dejado de nutrir a tu cerebro con “gasolina barata” y ahora estamos usando combustible para cohetes (y evidentemente naturales y producidos por el propio cuerpo). Además, el hecho de que baje el azúcar en sangre tiene otros muchos beneficios, que repercuten en que el cuerpo debe de asignar menos recursos a lidiar con las repercusiones de la alta entrada de glucosa que todos ingerimos a diario (pues casi todos los productos tienen algo de azúcar añadida, incluso cosas que nunca dirías que pudieran llevarla –> empieza a mirar más las etiquetas de lo que compras, fliparás). Básicamente se busca estar en un estado metabólico sin carbohidratos para  comenzar a gastar la grasa acumulada como combustible.

Protección neurológica

En un artículo llamado Neuroprotective and disease-modifying effects of the ketogenic diet”, se hace mención a la protección que produce en el cerebro el estado de cetosis, aludiendo a un estudio realizado en ratones. Según el artículo, se redujo la mortalidad de los mismos, y se comprobó como se incrementaba la protección neuronal contra daños cerebrales, traumatismos y contra la perdida de las neuronas que conforman el córtex del cerebro. Es todo un mundo al cual no se le da publicidad, entre otras cosas, porque hay intereses económicos (de grandes farmacéuticas y de grandes empresas alimentarias) en juego.

Otra cosa  tener en cuenta es que cetosis no es acetoacidosis (exceso de cuerpos acetónicos y acidez en la sangre). Hay dos tipos de acetoacidosis: la diabética (la cual se debe al aumento simultaneo de la glucosa y acidez en la sangre) y la alcohólica ( la cual se debe al consumo excesivo de alcohol sin tomar comida). Si no perteneces a ninguno de esos grupos tu cuerpo debe tener la habilidad de mantener la producción ketones en orden. Los ketones son producidos diariamente y son parte del sistema que usa el cuerpo para sobrevivir.

Como en todo, lee e investiga, haz cambios a ver si notas mejoría, y adapta tu forma de vida y estilo de alimentación a lo que veas te beneficia. El dicho “mens sana in corpore sano” tiene mucho que ver aquí, y llevado más allá, es mas bien “alma en proceso de crecimiento en vehículo físico con todo su potencial a su servicio”.