Sistema de control sobre nuestra realidad- The Matrix

Por David Topí - 4 - septiembre - 2011 3:38 pm

Cuando la película “The Matrix” salió y dio a conocer un escenario en el cual todos nosotros vivíamos en una proyección creada para mantener un sistema de control sobre la población, solo unos cuantos se pararon a pensar que aquello podía ser algo más que una buena trilogía de Hollywood. Pero poco a poco, con el paso de los años, y las publicaciones, experiencias e investigaciones de muchos de esos que estamos en esa Matrix, la cosa realmente pinta de otra forma.

Cuatro números

Estadísticamente, por pura matemática, en un mundo “normal”, los sucesos, acciones, situaciones, experiencias, etc. deberían llevar a obtener aproximadamente un 50% de eventos positivos, y un 50% de eventos negativos. Si la humanidad en si, como todos parece que haríamos, tendemos a generar y a trabajar para generar elementos positivos en nuestras vidas, probablemente podríamos vivir en un planeta donde el 70-80% de las cosas que sucedieran tuvieran la etiqueta de “cosas buenas”. Sin embargo estamos de acuerdo en que es más bien todo lo contrario, ¿verdad?.

Una de las razones de esta situación es fácilmente deducible: en algún nivel, nuestra realidad y esos sucesos están manipulados para que provoquen exactamente lo contrario a lo que de forma natural, a priori, sucedería, y cuando uno se pregunta de donde viene esta manipulación, termina inexorablemente acabando en teorías, hipótesis e información sobre densidades superiores, entidades y otros planos frecuenciales.

Un modelo

A veces me parece que esto que cuento es simple y sabido, por repetido y por mil veces explicado en mil libros. Aun así, vuelvo una y otra vez a escribir al respecto desde diferentes ángulos pues parece que solo así podemos desbloquear parte de ese control al que estamos sometidos. Vivimos en una realidad proyectada por niveles evolutivos superiores al nuestro, una matrix que más que generar sucesos a nivel físico, proyecta formas de pensamiento y “ondas”, que al fin y al cabo es todo lo que la realidad “es”. La proyección de esta realidad se absorbe en el inconsciente colectivo, el cúmulo energético al cual todos los humanos estamos enganchados y del cual “bebemos” para la generación de la realidad común que compartimos.

Cuando el inconsciente colectivo y los diferentes niveles de percepción de los cuales recogemos la información sobre la realidad que debemos manifestar están manipulados y corruptos, entonces la realidad que generamos está acorde con esos patrones modificados, con esa proyección artificial, y el resultado de la realidad física que conocemos no se parece ni por asomo al resultado de la realidad física que, por naturaleza, deberíamos proyectar.

image

Esta Matrix es una realidad muy bien diseñada, nos mantiene a todos en ella sin saber que estamos en ella. Juega perfectamente con los parámetros y el poder co-creador del ser humano, pues no hay mas que dejar que cada uno de nosotros captemos las “ondas” energéticas proyectadas, las transmutemos a nivel de chakras y las proyectemos a nivel de cuerpo mental (pensamientos, ideas, creencias) y cuerpo emocional (emociones, sentimientos), lo cual genera el ciclo de manifestación global que todos percibimos a partir de la Ley de la Atracción. Que somos co-creadores es un hecho, que la materia prima que nos dan para crear está completamente distorsionada es otro. Es posible generar a nivel individual pequeñas porciones de realidad en la que no manifestemos nada más que lo que deseamos, pero es casi imposible hacerlo a escala macro.

 Salir de este sistema de control

A priori parece casi imposible escapar de este sistema de control, pues estamos metidos en el y nos engloba por todas partes, pero no olvidemos que por encima de este nivel desde el cual se nos manipula hay otros, y nosotros existimos en ellos a nivel de Yo Superior, nuestra parte no encarnada. Así pues, tenemos una vía de escape en el desarrollo de esta conexión con nosotros mismos, la parcial anulación de la influencia del inconsciente colectivo y por ende, la posibilidad de escapar parcialmente a la manipulación del juego en el que estamos metidos.

Hace muchos meses tuve un sueño, que explicaba en este articulo, y que venia a retratar perfectamente esta situación. La vía de escape es fácil, sin guardianes, sin bloqueos, pero precisamente por eso se hace todo lo posible para que no la encontremos y nos distraigamos con todo tipo de entretenimientos. El conocimiento protege, da alternativas y trae opciones, y cuanto mas sepamos del mundo en el que vivimos, más fácil es modificarlo o evitar que nos modifique a nosotros.