Situación actual del inconsciente colectivo

Por David Topí - 12 - julio - 2017 6:51 pm

Aquí tienes la AGENDA de las siguientes conferencias, cursos y eventos de David

Cupula de luz led 3

Habíamos concluido hace algunos artículos explicando la situación del inconsciente colectivo, y habíamos dicho que:

En el otro bando, recordad que este juego siempre tiene dos lados, esto implica que muchas fuerzas de las diferentes razas, Dracos, mantids, Zuls y demás, de las que ya hemos hablado anteriormente, van a reorganizarse para “defender” lo que tienen a la espera de encontrar formas de recibir apoyo externo que ahora les está vetado por la movilización externa de las fuerzas que están ayudándonos y la vigilancia que se lleva a cabo. Esto significa, por otro lado, que van a intentar entrar a través de otras maneras, incluyendo la apertura de algunos portales usando las energías del inconsciente colectivo, lo cual significa algunos vaivenes a gran escala en la psique común de la humanidad si lo consiguen, pues usar la energía de nuestro inconsciente colectivo para crear un portal enorme es tarea no pequeña y con ciertas consecuencias para todos. Muchas fuerzas están alerta para ello y se tiene que trabajar desde el interior del planeta para evitarlo, si se sube el nivel de nuestro inconsciente hay menos posibilidades de éxito, pero ese trabajo, como ya estamos viendo desde hace tiempo, es una tarea ardua que solo avanza a cuentagotas.

Bien, esto es lo que se ha estado intentando evitar esta semana, en estos últimos días, pues, literalmente, se ha blindado nuestro inconsciente colectivo con, vamos a llamarles así, campos o escudos de fuerza, para que no pudiera ser usado por aquellos en control como energía para abrir puertas de entrada que necesitan para reforzar sus “tropas” en nuestro planeta. Esta razón es la que ha llevado a unos días de relativa calma psíquica y mental, a nivel de nuestro campo mórfico común, pues nada de lo que hiciéramos a nivel macro, tenía repercusiones en el inconsciente colectivo.

En estos momentos, nuestro inconsciente colectivo sigue protegido, pero, poco a poco van a ser reducidas las capas extras que se han puesto sobre él, para que nos entendamos, ya que se ha conseguido minimizar su uso como combustible energético para fines no apropiados a nuestra evolución.

Y bien, ¿a dónde nos lleva esto ahora? Al punto donde nos encontrábamos hace unos días, al momento de seguir trabajando para mover a la mayor parte de personas hacia niveles de conciencia y realidad más elevados, insertando choques de información de nuevo que vayan acelerando el ritmo de los cambios globales para todos.  Algunos de aquellos grupos que nos asisten ven con buenos ojos el tratar de mover el inconsciente colectivo lo más rápidamente posible hacia “vagones delanteros”, siguiendo la analogía del tren que habíamos hecho, por medios externos, mientras que otros prefieren que seamos nosotros mismos los que vayamos ejecutando ese cambio. A nivel individual, como siempre, lo que toca es seguir viendo como soltar lastre, miedos, cargas innecesarias emocionales, mentales, etc., que faciliten el paso de “vagón” de forma individual.

La fuerza que nos hace falta en conjunto para tirar esto adelante es ciertamente, mucha, ya que no hemos podido hacer gran cosa durante mucho tiempo debido al estado de sometimiento y programación en el que estábamos, y seguimos metidos. Ahora es cuestión de si, con la poca información que tenemos sobre lo que está pasando, y las pocas personas que son realmente conscientes de ello, se puede influenciar a todo el resto trabajando sobre el campo mental que nos une a todos para provocar ese efecto de bola de nieve que se busca.

Todos conocéis ya el concepto de masa critica y sabéis que es lo que se lleva buscando por todos los que nos asisten en el proceso, desde dentro y desde fuera, desde hace mucho tiempo, pero como no termina de consolidarse y no se termina de ver si se llegará a tiempo antes de que el planeta ejecute lo que tiene que ejecutar por sus propios ciclos, lo que ya hemos explicado, es posible que la opción más plausible en estos momentos sea provocar el revolcón energético para dar una pequeña sacudida, no grave, que despierte un poco a la población. Con esta pequeña sacudida, si se da, pues hemos de ser conscientes de que la ayuda que estamos recibiendo también tiene diferentes puntos de vista sobre cómo ejecutar estos procesos, se romperían algunos de los pilares exteriores menos importantes del sistema de control a nivel de psique, como si a todos aquellos conectados a la Matrix, como en la película, les cambiaran algunos parámetros en su mente para que la realidad en la que viven les permita algún margen más de libertad y movimiento.

Repetimos una y otra vez la palabra “mental” porque el cambio o intervención no es en el plano físico, sino en el plano mental, de donde se crea todo el paquete y conjunto de energías y patrones que luego dan lugar a la realidad física consensuada. Es por eso que lo que cambia es nuestra percepción de las cosas, y se borran diferentes patrones con estas sacudidas al IC que permiten que dejemos de actuar, al menos en parte, automática y reactivamente.

Todo tiene siempre una doble lectura, por un lado, de esta forma se viola un poco el libre albedrío de toda la raza humana, pero, por otro, se nos permite continuar nuestro viaje evolutivo un poco más con un margen de tiempo más grande para que nos acomodemos por nosotros mismos a los vagones más avanzados del tren. No intervenir para nada, significa posiblemente dejar a los procesos de causa y efecto la transición de un vagón a otro cuando el tren tome las decisiones que ha de tomar en la ruta que lleva, lo que, a la larga, puede suponer un problema mucho mayor para el conjunto de todos, pues esta transición no sería ordenada, sino mucho más caótica y difícil de asistir externamente.

Vamos a ver que sucede en los próximos días y semanas, aquellos que nos asisten, están intentando continuamente remitirnos información del estado del proceso en el que estamos, para que comprendamos lo que está pasando, así que queda en nuestras manos tratar de obtener la información y comprenderla para ir integrando y tener la foto global de las cosas, y en vez de ver solo el pequeño árbol que tenemos delante, intentar ver, al menos, una parte del bosque completo para entender como afecta, en conjunto a todos nosotros, lo que está sucediendo.