David Topí

Tratando de entender el mundo que no vemos

Registros Akashicos  David Topí

En muchos de los libros que hablan sobre el origen del Tarot, o estudios que tratan de averiguar su procedencia original, se cita que su aparición más temprana data de pinturas, imágenes y diseños, esculpidos y dibujados en las paredes de los templos de Egipto, donde los sacerdotes estudiaban el sentido del universo, la vida y la evolución a través del conocimiento, que representaba la simbología, de lo que luego se ha convertido en los 22 arcanos mayores del Tarot.

Algunos autores citan que las imágenes o símbolos pudieran provenir incluso de tiempos anteriores (¿Atlantis?) pero que probablemente el orden y significado original de cada uno de esos arcanos se ha ido desdibujando con el tiempo y transmutando en aquello que en cada época pudiera estar más acorde al pensamiento espiritual del momento.

Sobre el origen de los arcanos

En su concepción más original, los 22 símbolos del Tarot estarían divididos en 3 grupos de 7, más una ultima carta que seria la que representaría la visión global del diseño evolutivo de nuestro sistema solar.

Y es que, según algunas canalizaciones, el tarot originariamente representa el diseño que nuestro SOL, como entidad o ser espiritual que gobierna y ha creado la evolución de todo el sistema en el que existimos, hizo con su concepción de “evolución” para aquellos dispuestos a venir aquí.

De alguna forma, el significado original de los 22 arcanos mayores, no es otro que los arquetipos universales (a nivel de sistema solar) de como fue diseñado este “tablero de juego” (niveles evolutivos, densidades, planetas físicos, interacción entre ellos, caminos evolutivos, posibilidades de elección y polaridad, libre albedrio, etc., etc.). Todos los conceptos básicos del diseño de nuestro sistema solar estaría contenido en los arquetipos de los 22 arcanos y fue transmitido a aquellos primeros sacerdotes y maestros espirituales por otras entidades de orden mayor en un intento de comunicar este diseño a nivel “físico”.

Cuerpo, mente y espíritu

El cuarto libro del “Material Ra” nos cuenta también que los 22 arcanos representaban originariamente los arquetipos del cuerpo, mente y espíritu. El primer bloque de 7 arcanos indican los catalizadores, la simbología y el potencial de aquello que a nivel de cuerpo, de materia, físico, se puede llegar a conseguir. El siguiente bloque de 7 arcanos representan los arquetipos de la mente, el subconsciente, la conexión con la mente intuitiva, el potencial del inconsciente colectivo, etc. Y los últimos 7 arcanos representan los arquetipos de la evolución del espíritu en los niveles y planos disponibles para ello en este nuestro sistema solar. Finalmente, la ultima carta, la 22, seria la visión global cosmológica de todo lo que conocemos en el sistema solar. (Nota: y es posible que la que nosotros hoy conocemos como ultima carta de los arcanos mayores, El Mundo, no sea la que en aquel momento era la carta 22, aquí haría falta un estudio mucho mas profundo).

Instrumento de adivinación

También parece ser que en sus inicios, el tarot no era un instrumento de adivinación sino simplemente una representación simbólica para el estudio de los arquetipos y de la creación, y que su mezcla o incorporación a sistemas como la astrología u otras formas de predicción lo convirtió y dio el significado a cada una de las cartas que mas o menos conocemos en nuestros tiempos. Así, el llamado tarot egipcio sea probablemente lo más parecido a la simbología original que aquellos primeros sacerdotes tuvieron en sus manos y todas los diseños y barajas actuales son resultado de la incorporación de nuevas percepciones, técnicas e interpretaciones añadidas con el paso de los siglos.

Y es que, uses o no el Tarot, siendo una mancia tan extendida y tan común, es interesante pensar que quizás en sus inicios traía consigo otro significado mucho más profundo, que no es otro que la representación simbólica de algo tan impresionante y tan fuera de nuestro alcance como la visión que la entidad que da vida a nuestra estrella, tuvo para la creación del lugar donde nos encontramos. Lastima que nadie canalice al Sol, ¿verdad? La de cosas que se le podrían preguntar :—)