Soltando lastre para conectar con la línea temporal más elevada

Por David Topí - 28 - septiembre - 2017 5:31 pm

images

El proceso de reajuste de las líneas temporales que se inició hace un par de semanas sigue en marcha. Aun están separándose, asegurándose y ajustándose los sustratos y procesos que sirven de “raíles” para que la línea temporal #33 y la línea temporal #42, terminen finalmente cogiendo caminos diferentes, durante una temporada paralelos, pero pronto (relativamente hablando, ya que es un proceso energético que no se ajusta a ningún calendario lineal), cogiendo rutas diferentes, una, re-entrando en bucle en la matrix 7,8Hz y manteniéndose recurrentemente en ella, y otra, avanzando hacia el nivel de realidad superior que llamamos la “matrix 15,6Hz” o la “nueva Tierra” o diferentes nombres y terminologías. Además, se está acelerando el proceso de la sintonización de la línea #42 con la octava planetaria, para recuperar la “desincronización” existente con la misma y volver de nuevo, “al día” con el ritmo evolutivo que nos toca llevar.

Estas semanas están dándose muchos ajustes en todos los planos físicos y no físicos.  Hay quien no nota nada, pero su sistema energético empieza ya a estar o bien sintonizado y resonando con energías de una línea temporal, o bien está ya sintonizado y resonando más marcadamente con energías de la otra. Esto hace que empiece a producirse una separación de “realidades”. Para algunos, las cosas empiezan poco a poco a mejorar, sepan o no porqué, para el resto, las cosas siguen igual, sepan o no porqué. Esto, evidentemente, dicho a groso modo, y desde una visión macro y global de todos los eventos que se están dando a nivel mental, etérica y físicamente en el planeta.

Como habéis visto en los artículos anteriores sobre cómo pedir ayuda a nuestro ser o Yo Superior para eliminar ciertas rutinas y programas en nuestra mente, también podemos pedir asistencia para dejar atrás, todo lo posible, aquello que nos ate a la línea #33, y que sea más fácil soltarla si estamos con un mínimo de condiciones para ello, facilitando la sintonización y conexión a la línea #42.

¿Cómo se hace esto? ¿Qué significa estar conectado a una línea y pasarme a la otra pidiéndoselo a una parte de mi que está en otros niveles frecuenciales y evolutivos?

Como en agua y aceite

Imaginaros dos recipientes, uno con agua y otro con aceite. Imaginaros que el agua es la línea #42 y el aceite la #33. Imaginaros que la mayoría de nosotros estamos metidos en el recipiente de aceite, donde siempre hemos estado, y donde hemos hecho prácticamente todo nuestro camino evolutivo desde que vinimos a esta encarnación, pues representa la realidad común en la que hemos existido siempre. Pero, imaginaros, que cada uno de nosotros tiene partes de si mismo que están fuera del recipiente, de hecho, están fuera de todo recipiente, y hay una conexión con esa parte que puede “reubicarnos”, como si nos izara del aceite, y nos metiera en el recipiente de agua. En estos momentos, puesto que solo hay dos macro opciones a nivel de nuestro planeta, o estamos principalmente en el aceite, o estamos principalmente en el agua, con algunos tubos que conectan los recipientes para que aquellos que quieran pasar de un lado a otro puedan hacerlo libremente.

Bien, pues esta otra parte nuestra, que llamamos nuestro ser o nuestro YS,  tiene la potestad y la capacidad de recoger a la parte de si mismo que está en el aceite, elevarla y empezar a cambiarla al agua. ¿Qué necesita para ello? Que no tengamos echado el ancla, el freno de mano, ni hayamos creado cadenas para mantenernos en el aceite. Así, lo primero que hay que solicitar es que se eliminen todas las ataduras, anclajes, enganches y conexiones con la línea temporal #33 que se puedan eliminar, en una o varias peticiones, hasta que estemos seguros que no queda nada que nos sintonice, ancle o conecte con esta realidad, y luego, cuando así sea, hemos de pedir que se reajuste todo nuestro sistema energético a la línea temporal #42. El efecto, básicamente, para hacernos una idea, es como si nos sacaran del recipiente de aceite y nos dejaran tranquilamente en el recipiente con agua después de haber eliminado todo aquello que nos mantenía enganchados en el primero.

Este proceso puede resultar algo incómodo, por la simple razón de que las anclas y conexiones que tenemos con la línea temporal #33 pueden ser largas de eliminar, si se trata de miedos, bloqueos y diferentes tipos de ataduras que hayamos desarrollado con los años. La principal de ellas, o una de las más comunes, es un programa de “miedo a dejar atrás a personas que uno cree que no van a cruzar de línea temporal“, porque todos tenemos familiares, amigos y conocidos que tal y que cual, y que pensamos que seguro que están sintonizados con la realidad más negativa del planeta.

Este miedo a “irnos” no es correcto, no tiene más que una base mental generada e insertada artificialmente en nosotros, a través del inconsciente colectivo, para, precisamente, que no nos vayamos de línea, ya que, como habíamos dicho, nadie deja atrás a nadie en el plano físico, sino que solo cambia la forma en la que las personas perciben los eventos en su realidad, haciendo que, a medio plazo para unos las cosas fluyan, y para otros todo se complique, si cabe, un poquito más. Así  el miedo a que si yo me cambio a la línea temporal #42 dejaré atrás a personas que creo que no van a poder cambiar está sustentado es un programa imbuido también en nuestras esferas mentales, que, de nuevo, solo tenemos que solicitar que se borre con una petición a nuestro ser o YS.

Luego, una vez ya estemos completamente ajustados y sintonizados, y “avanzando” desde la línea temporal #42, compartiendo realidad física con aquellos que se encuentran en la línea #33, se puede ayudar mucho más que, si uno, decide quedarse anclado a la realidad más complicada y negativa, solo por el hecho de querer compartir con otros los eventos desde esa misma realidad. No deja de ser parte de los miedos a quedarnos solos, y otros programas parecidos que tenemos, ya que, en principio, según alguna estimación muy genérica, hay actualmente un 70% del planeta vibrando en la línea temporal #33 y solo un 30% en la línea temporal #42. Cuantas más personas se sintonicen con la línea temporal y la realidad más elevada, más fácil, por masa crítica, es mover al resto de seres humanos hacia la misma.

En todo caso, este proceso de reajuste aun tiene por delante unas cuantas semanas. Las energías y octavas están ahora a nivel etérico completando los blindajes que van a facilitar que, aquellos ya en la línea #42, puedan mantenerse en ella sin volver a caer a la #33. Aprovechad para hacer esta desconexión de esta realidad más densa y negativa, salgamos del todo del aceite, y ya, desde el agua, las cosas se verán de forma mucho más transparente, fluidas, y con la vista puesta en el camino que tenemos por delante para continuar con este proceso evolutivo.