Vidas pasadas vs Vidas Simultaneas

Por David Topí - 20 - Mayo - 2010 2:14 am

A los que creemos en la reencarnación (o tenemos pruebas de ella) mediante regresiones a vidas pasadas, lectura de registros akashicos, etc, no nos sorprende el hecho de que nuestra alma, como ser inmortal, se reencarne una y otra vez en un proceso evolutivo que tiene como fin un aprendizaje y evolución continua camino de la integración total con la “fuente” de la cual “nacimos”.

El Yo Superior, la parte de nosotros que se queda “ahí arriba” cuando el resto de nuestra alma se encarna en un cuerpo, ya se ha encargado de preparar para cada nueva encarnación las nuevas enseñanzas, lecciones y misiones que todos tenemos. Así, en la mayoría de los casos, el concepto de vidas pasadas se entiende perfectamente cuando hablamos de una sucesión de vidas, una tras la otra, con un periodo de “descanso” y “reflexión” entre ellas, para evaluar lo conseguido, y preparar nuevos retos.

Existe sin embargo otra “técnica” de evolución que nuestro yo superior puede “usar” para acelerar su crecimiento. Se trata de las vidas “simultaneas”.

División mas extensa

Cuando estamos preparados para una nueva encarnación nuestra energía se divide en la parte que llamamos el Yo Superior y en la parte que se convierte en el alma que se encarna en el cuerpo, pero también es posible dividir esa parte que se va a encarnar en “varias” y proceder a “varias encarnaciones simultaneas”. Ahora es cuando a todos se nos funden los cables y se nos trastocan las ideas pre-concebidas :-).

Las vidas simultaneas no significa que haya dos partes de nosotros en este mismo planeta a la vez, que tengamos un hermano gemelo que no conocemos en Australia o que estemos viviendo en dos sitios a la vez. Las vidas simultaneas se dan cuando el Yo superior decide encarnarse en varios sitios a la vez, pero sin “mezclarlos”. Es decir, podemos tener una parte de nosotros aquí y ahora, otra en Grecia, otra en Egipto y 10 en la Edad Media, y todas, desde el punto de vista del Yo Superior, están sucediendo al mismo tiempo.

¿Porque se hace esto?

Básicamente porque el Yo Superior es capaz de gestionar múltiples encarnaciones si así lo desea para acelerar nuestro crecimiento. Ejemplos de este tipo de situaciones las han explicado por ejemplo Robert Monroe en sus libros de viajes astrales cuando se ha encontrado a una versión de si mismo, en una versión de un lugar parecido a la Tierra, en una posible dimensión paralela.

La suma de las experiencias de cada una de las partes de nuestra alma son recogidas por el yo superior, que al finalizar cada una de las encarnaciones, y volver a estar “completo” ha recibido una cantidad de información y lecciones que lo habrán hecho evolucionar de forma exponencial, pues este es su único (nuestro único) propósito.

Puentes entre vidas simultaneas

¿Donde esta el problema en este tipo de evolución? En los portales energéticos que a veces se crean y se mantienen abiertos entre esas otras vidas. Todo esto viene por haber descubierto en varias personas portales “dimensionales” a vidas paralelas al haber leído sus archivos. Es como si el yo superior, por algún “problemilla” se hubiera dejado abierta la conexión que tiene con sus diferentes encarnaciones y tu estuvieras recibiendo cierta información, e incluso viéndote afectado, por situaciones, energías y eventos que están ocurriendo en esa otra vida simultanea.

¿Nos damos cuenta de esas vidas simultaneas?

Una de las personas para las que leí los archivos me explicaba que efectivamente ella era consciente, sobretodo en sueños lucidos, que “existía” en otro lugar al mismo tiempo. Era “ella” misma (su misma esencia, una parte de su misma alma), viviendo en otras circunstancias, en otro lugar. En sus sueños sabia o percibía situaciones en las cuales se veía envuelta, y que, por tener un portal abierto con esa otra vida, de alguna forma, terminaban afectándola a ella. Dependiendo de donde este situado el portal (en el plano emocional, en el plano mental, etc) la conexión con esa otra vida le proporcionaba emociones o pensamientos que, por alguna razón, se “habían colado” entre ambas encarnaciones.

Realmente fascinante, y mucho mas común de lo que me pensaba, por lo que yo he visto, pero totalmente factible, cierto y posible. Yo ya no me sorprendo en ninguna lectura por nada de lo que veo, y menos cuando luego lo explico y la persona me valida esa información. Pues no nos queda nada por descubrir aún del mundo espiritual…. 🙂