Aprendiendo a hacer preguntas correctas

Por David Topí - 29 - abril - 2012 8:07 pm

Aquí tienes la AGENDA de las siguientes conferencias, cursos y eventos de David

foto_preguntas

Una de las causas más comunes de “respuestas ambiguas” en todo tipo de canalizaciones o mensajes, en meditación o con la herramienta que sea, es que las preguntas que se hacen  no son lo suficientemente concretas. Al menos eso he aprendido a través de la experiencia y como lección en las lecturas de registros, y me doy cuenta, leyendo cosas que uno encuentra por ahí, que es probable que a mucha otra gente le pase lo mismo.

Otra visión de la realidad

Cuando conectas con tu Yo Superior, guías o cualquier entidad que podamos llamar “de orden evolutivo mayor, en la polaridad de servicio a otros” y les hacemos preguntas, no nos damos cuenta, o nos pensamos, que tienen presente en todo momento y con toda claridad lo que queremos decir, lo que estamos pensando y lo que implica nuestras preguntas. Al menos así lo creía yo, que esa “fuente” a la cual yo accedía para investigar cualquier cosa, me iba a responder desde mi perspectiva, y no desde la “suya”. Por ejemplo, algo tan tonto como preguntar por nuestro nombre, y ver que se nos responde con un “no se a cual te refieres”. ¿Como que no sabes a cual me refiero? Y es que resulta que la pregunta correcta es “¿cual es mi nombre XXXXX EN ESTA ENCARNACION?”. Puede parecer una tontería, pero si ya a esta pregunta tan sencilla ya no viene una respuesta directa y clara, imaginaros cuando preguntas otras cosas más ambiguas.

Concretar y detallar para obtener respuestas concretas y detalladas

Otro ejemplo, cuando preguntas por ejemplo, “¿me va a salir trabajo?” o “¿voy a encontrar pareja?”, y resulta que te dicen que SI rotundamente, y luego pasan los meses y no pasa nada. Ahhh, dicen por ahí arriba, “es que no lo preguntaste correctamente”. En este caso para conseguir una respuesta concreta la pregunta correcta es: “¿existe más de un 90% de posibilidades de que encuentre trabajo en la línea temporal en la que existo en este momento en menos de un mes? y si a eso responde SI, ya puedes estar seguro que es prácticamente seguro que eso suceda. Vaya diferencia, ¿verdad?

¿Porqué? Porque todas las preguntas tienen múltiples respuestas, porque el futuro no está escrito en piedra, y porque existen múltiples realidades y líneas temporales de las cuales no somos conscientes, en las que una respuesta es correcta mientras que para nosotros, en la nuestra, no lo es. Todo Yo Superior, o guía, o lo que sea, percibe TODAS las posibilidades, TODAS las posibles líneas temporales, todas las realidades paralelas en las cuales una pregunta puede referirse, y quizás pueda percibir a que os estáis refiriendo, pero por experiencia, contestan EXACTAMENTE a la pregunta que haces. Si la respuesta es muy abierta, vaga y poco concreta, la respuesta es vaga, abierta y poco concreta. Y luego nos montamos las películas que nos montamos mentalmente porque nos han dicho algo que resulta que en verdad está sucediendo o va a suceder en otro plano de realidad o que tenia una probabilidad muy baja de suceder, y por ende, no sucede.

Buenas preguntas, buenas respuestas

Solo aprendiendo a hacer buenas preguntas, recibes buenas respuestas. Si preguntas si en el 2012 se va a acabar el mundo, y te responde que si, pues bueno, imaginaros lo que pasa. Tu Yo Superior igual entiende “acabar el mundo” como un suceso, evento, percepción o concepto que ni de lejos se parece a lo que tu tienes en la cabeza después de haber visto la película “2012”, pero tu ya estás pregonando a los cuatro vientos que tu guía espiritual o maestro ascendido favorito te ha confirmado que el mundo se acaba (por decir algo). Yo he aprendido todos estos años a base ir haciendo cada vez preguntas más elaboradas y súper detalladas, de forma que obtenía respuestas más concretas, pero también pasé por la fase anterior de preguntar cosas muy abiertas y ambiguas, y claro, ni de lejos lo que “entendían” y respondían se parecía a lo que yo quería realmente preguntar. Como todo, es un proceso de aprendizaje, todo son lecciones.