Dominando los impulsos del cerebro reptil

Por David Topí - 10 - Agosto - 2011 2:23 pm

brain01

La evolución humana ha mantenido todos estos miles de años una parte de nuestro cerebro que proviene de las etapas más primarias del desarrollo de la misma. Esta parte, el llamado "cerebro reptil", aun sigue teniendo un papel importante en nuestra vida, pues controla las tendencias básicas que garantizan nuestra supervivencia — el deseo sexual, la búsqueda de comida o las respuestas agresivas del tipo de reacción: "huye o pelea".

En los reptiles, las respuestas automáticas al objeto sexual, a la comida o al predador potencial permanecen como actos reflejos y programados en el cerebro tal y como han estado durante los miles de años de evolución de la especie. En nosotros, en los seres humanos, muchos experimentos han demostrado que también existe una gran parte de nuestro comportamiento que se origina en zonas profundamente soterradas, que son las mismas que las que hace mucho tiempo dirigieron los actos vitales de nuestros antepasados.

Programado para reaccionar

Los impulsos y respuestas de nuestra mente animal no tienen nada que ver con las respuestas y el trabajo que hace nuestro cerebro humano. Es puramente “instinto”, son las reacciones que hacemos sin analizar, sin procesar, porque nos sale de dentro, al estar pre-programada una determinada respuesta a un cierto hecho o situación. En la vida diaria, el instinto nos avisa o nos protege, permitiéndonos actuar rápido, sea para notar una situación peligrosa sea para avisarnos que hay que comer urgentemente porque el cuerpo se muere de hambre. Esas respuestas no provienen de un análisis detallado de la mente, sino que salen desde lo más profundo de esta.

Pero este mecanismo tiene una parte negativa, nos condiciona a un nivel que no nos podemos ni imaginar. Como decía Carlos Castaneda, a pesar de que la mayoría de nosotros no hemos pasado nunca hambre, todos sufrimos de ansiedad por una posible falta de comida, a pesar de que probablemente nunca nos ha faltado lo básico, todos tenemos la sensación de que nos podemos quedar sin “nada”. Y eso en el día a día hace que una de las cosas que tiendes a proyectar en tu realidad es la “falta de”, pues a un nivel extremadamente profundo, estamos generando un miedo a “no tener” lo que sea.

Ser conscientes y cancelar el comando

La forma de evitar que generemos y atraigamos una parte de situaciones relacionadas con la “falta de…” es ser conscientes de esta programación del cerebro reptil. En el momento en que notes cualquier tipo de ansiedad relacionada con la “supervivencia” a cualquier nivel, puedes cancelarla siendo consciente de que en estos momentos, no tiene sentido ni utilidad. Los “comandos” del cerebro reptil pudieron ser útiles a nuestros antepasados, pero a nosotros nos bloquean más que nos benefician. Reconocerlos y cancelarlos es el primer paso para librarnos de su poder sobre nuestro subconsciente.