Explicacion matemática de la terapia regresiva

Por David Topí - 9 - Enero - 2010 8:56 am

Muchos ya sabéis que este año estoy formándome en terapia regresiva a vidas pasadas. Hace algunas semanas completé el primer nivel y desde entonces sigo interesado en encontrar y ahondar más en su funcionamiento. La entrada anterior sobre el nuevo modelo dinámico del Sol tiene mucho que ver con este tema, aunque pudiera parecer todo lo contrario.

Accediendo atrás en el tiempo

Cuando hacemos a una persona acceder mentalmente, en regresión o en hipnosis, a un tiempo de su pasado para resolver y liberar alguna situación traumática o problemática que se generó entonces, y que ha quedado almacenada en el subconsciente, estamos haciendo que esa persona reviva la situación (existen varios métodos) y que la entienda, la libere y la cancele.

Ahora bien, ¿como funciona este proceso de “liberar” y “cancelar” una energía que fue dejada en un momento dado en una posición espacio temporal por un evento que nos sucedió? Como decía en el post anterior sobre el nuevo modelo dinámico del desplazamiento del Sol y la Tierra, cada suceso que ocurre deja una marca energética con unas coordenadas definidas, y si tenemos esto en mente es fácil comprender que si simplemente tuviéramos esas coordenadas y una gran goma de borrar, podríamos ir a ese momento y pasarle un poco de Típex para que deje de molestarnos.

Hablando en serio, cuando accedemos mentalmente a esas coordenadas (sin saberlo por supuesto, solo dejando que nuestra mente subconsciente que está fuera de este continuo espacio tiempo nos lleve a ellas) podemos y vemos la misma escena, pero sin embargo, y este es el punto clave, esta vez la estamos accediendo desde un ángulo diferente. Es decir, al estar accediendo desde otro punto distinto del que generó el evento (aunque nos visualicemos dentro del cuerpo), “venimos” desde otro ángulo distinto, desde otra dirección, y estamos creando una onda energética que tiene el mismo componente (pues volvemos a revivir la escena) pero de fase opuesta (ondas en la misma fase se suman, ondas en fases opuestas se cancelan).

Cancelando el problema, propagando los resultados

El hecho de volver a revivir la escena pero esta vez entrando en ella con un “desfase” de 180º respecto a la posición en la que fue creada, genera un efecto de cancelación energético en esa onda, en ese patrón frecuencial que mantiene vivo aquello que pasó, y cancela sus efectos. Esta energía que existe, se cancela cuando volvemos a vivir una situación pero desde otro ángulo, y se manifiesta como una liberación, un llanto que nos entra al quitarnos de encima un peso enorme, una carga energética que estaba ahí causándonos problemas, etc. Y el hecho de cancelar ese punto del espacio-tiempo cuando ocurrió aquello que estamos reviviendo, anula a su vez todo el efecto consecuente de todas las emisiones frecuenciales de esa onda o patrón energético desde que ocurrió hasta ahora, ya que se “cancela” la onda que se estaba propagando desde entonces hasta nuestro momento presente con el problema que teníamos.

Por eso, es fácil comprender porque nos curamos en nuestro presente tras haber limpiado el pasado, porque los efectos que veníamos arrastrando debido a una energía que nos causaba daño, han sido cancelados (que no borrados), y propagados por la espiral elíptica de la línea temporal de nuestro planeta hasta llegar al momento donde nos encontramos nosotros. Es una forma de entender que todo existe simultáneamente, y que todo trasciende el concepto lineal del tiempo que usamos normalmente, ya que siempre podemos acceder a eventos de nuestro “pasado” para cancelar su efecto en nuestro “presente”.