La red de energia de entidades negativas

Por David Topí - 13 - octubre - 2011 10:59 am

dep_6133635-Earth-on-Grid

Cuando en una lectura de Registros Akashicos detectamos a una entidad negativa del tipo que sea (entidades del astral, entidades 4D negativas, etc.) anclada a alguien, las ponemos todas en el mismo saco y simplemente las expulsamos y se la sacamos de encima a esa persona. Sin embargo, con la experiencia, uno se da cuenta que hay diferentes formas en las cuales estas entidades se enganchan, desde formas muy sutiles hasta muy bestias, es decir, desde simplemente absorber la energía que emitimos desde “la distancia” y la seguridad “dimensional” que da la conexión desde otro plano, hasta la pura “posesión” más o menos directa, pasando simplemente por estar anclados a alguna de las capas del aura a medio camino entre un acople total y una absorción energética a distancia.

Filamentos y cordones

La forma más sutil de “alimentarse” (estas entidades se alimentan de nuestra energía como medio de supervivencia) es la conexión a una persona mediante pequeños filamentos, como si de ganchos atados a una cuerda se tratara. Desde la “distancia”, se generan unas extensiones energéticas que acaban conectadas a nuestro sistema áurico y como si fueran “cañitas de beber”, no tienen más que pegar un sorbo y parte de nuestra energía sube por ese filamento hasta la entidad que lo ha generado. En estos casos, mas que expulsar a las entidades, lo que hacemos es energéticamente pegarle unos tijeretazos a esas conexiones rompiendo el anclaje con esa persona.

Una tela de araña

gridpersonpurEsto sin embargo no es lo más preocupante, en el sentido de que es fácil de solucionar. Lo difícil es darnos cuenta de que un poco por encima nuestro, frecuencialmente hablando, todo tipo de entes han tendido una enorme tela de araña energética. Y, sinceramente, a veces me siento como una mosca cayendo una y otra vez en esta tela. Y es que no es necesario que una entidad se suba a tu aura directamente, sino que simplemente yendo de un lado a otro, tu aura rozará o tocará o se enganchará con los miles de filamentos que penden como hilos en un nivel que no podemos ver, pero si que nos pueden “tocar” energéticamente, haciendo que se cree esa conexión con cualquier entidad que en el otro lado, este dispuesta a recibir y extraer la energía proveniente de emociones, pensamientos y sistema energético global que tenemos. Es como si anduvieras por la calle y fueras pisando chicles en el suelo que se te pegan a los zapatos, y por el chicle estuvieras transmitiendo tu energía hacia la tierra. Pues lo mismo, hacia “arriba”.

Por eso, muchas veces cuando nos aparece que tenemos una entidad anclada, o un intercambio o acople de entes negativos, no siempre notamos algo especifico a nivel físico o energético, sino que más bien resulta que hemos caído presa de esos enganches y cables que han tejido sobre nuestras cabezas. Las limpiezas energéticas de viviendas y lugares ya los eliminan, pero la red de araña es global y universal, y todos en algún momento de nuestra vida hemos conectado y desconectado de ella sin darnos cuenta. Afortunadamente siendo conscientes de todo esto, cada vez es mas difícil para todo tipo de entes generar las emociones o energías que necesitan, pues el conocimiento y la conciencia protegen, y en muchos casos hay personas que rozarán esos filamentos y ni siquiera se verán enganchados en ellos. Aun así, siempre es bueno conocer mas sobre los sistemas bajo los cuales vivimos, pues mas fácil nos resulta luego desmontarlos.