David Topí

Tratando de entender el mundo que no vemos

Hoy he empezado a ver la nueva versión de la película Zeitgeist, que ha sido recientemente publicada, los que habéis visto las anteriores versiones ya sabéis que son una obra magistral del director Peter Joseph que retratan la sociedad en la que vivimos y las manipulaciones del sistema en el que estamos metidos.

Los que seguís el blog ya veis que no soy de los que se pasa el día tratando de luchar contra el sistema, destruirlo o cambiarlo, no es que me guste, pero es que en su día recibí una lección que me “explicó” el porqué están las cosas como están, y que las reglas son las que son. Desde entonces principalmente intento ser más “observador” que “luchador” contra las estructuras en las cuales andamos metidos. Mi objetivo es enseñar como avanzar el máximo posible y como hacer que el entorno nos “fastidie” lo menos posible, mientras no tengamos otro remedio que estar aquí.

Una lección

Básicamente la lección decía así:

“Todos los Yo Superiores que estamos encarnando en la Tierra en estos momentos o en otros, sabemos como es el “juego” en el que nos metemos. Está diseñado de esa forma para que el tablero en el cual experimentamos la vida sea lo mas eficiente posible. Lo que percibís como control, negatividad, crisis, problemas, son desde nuestro punto de vista oportunidades. A medida que avanza el tiempo lineal y se acercan posibilidades de “graduación” requerimos que el nivel de dificultad, para muchos, se incremente. Eso se manifiesta en realidades, para muchos, más duras.  La parte negativa del juego la interpretan en otros papeles otras entidades como nosotros, que evolucionan por otra polaridad, y nos hacemos un favor mutuo. Su aprendizaje está basado en lo que llamamos un camino negativo, el nuestro en el que llamamos un camino “positivo”, y nos necesitamos los unos a los otros para conseguir nuestros aprendizajes. Desde nuestro punto de vista todo es un “escenario”, increíblemente complicado, multinivel y multidimensional, en los cuales obtenemos todo lo que necesitamos para poder trascender este ciclo.

Es perfectamente válido tratar de cambiar el sistema, dejamos que muchas de nuestras encarnaciones se conviertan en fieros luchadores contra lo que va “mal”, pero seguimos permitiendo que las encarnaciones de los otros Yo Superiores que cumplen con el rol “negativo” hagan lo mismo. No se puede permitir que cambien las reglas del juego, pues son ellas precisamente las que nos hacen evolucionar con extrema rapidez.

Precisamente el hecho de que el mundo en el que encarnamos este tan “controlado” (por poderes mediáticos, financieros, políticos, secretos, e incluso “extraterrestres”) es lo que permite que podamos parametrizar nuestras encarnaciones con lecciones sobre solidaridad, compañerismo, ayuda incondicional, tolerancia, amor, comprensión, serenidad, paciencia, empatía, etc. De lo contrario seria imposible imponer este tipo de aprendizaje si no hubiera piezas en el tablero, a todos los niveles, que permitieran crear las circunstancias para que esas lecciones y aprendizajes tuvieran lugar.

Aun así, os dejamos plena libertad para crear la realidad que deseáis. El tablero de juego tiene unas normas, pero quien no desea verse afectado por ellas no lo es y ninguna manipulación del tipo que sea llega a influirle o a crear disrupciones en su existencia si esa encarnación nuestra es capaz de trascenderlas tras haber comprendido su finalidad. Todo depende del nivel de conciencia y comprensión de la realidad que desarrolle cada persona encarnada con o sin nuestro “input”.

No se pueden cambiar las reglas, destrozar el sistema o instaurar un sistema idílico o utópico. Eso ya lo teníamos en muchos de nuestros lugares de origen, y esa fue la causa de que lo abandonáramos, pues la evolución era muy lenta. Se acercan tiempos de graduación y debemos incrementar el ritmo para adquirir las ultimas experiencias, por ende, el tablero de juego en el cual encarnamos debe proporcionárnoslas. Sabemos que desde “ahí abajo” no siempre se entiende, pero es algo que  todos los Yo Superiores sabemos, tanto los “buenos”, como los “malos”. “

Mi opinión personal

Muchas veces he estado tentado de empezar otros blogs, para denunciar, criticar, dar a conocer todo aquello que se nos oculta, para hacer trabajo de periodismo denuncia, para hablar de conspiraciones, etc. Pero siempre me venia a la mente esto de aquí arriba. Básicamente, y en cierta forma, necesitamos (o necesitan nuestros Yo Superiores) que esto ocurra de la manera en la que ocurre, y puesto que la realidad del planeta la creamos entre todos, tanto los “buenos” como los “malos”, tiene pinta de que las cosas están como están porque en algún nivel, realmente necesitamos que estén así. Conocer lo que pasa no es lo mismo que luchar para cambiarlo, y yo, sed de conocimiento tengo a raudales, aunque entiendo perfectamente a todos aquellos “trabajadores de la luz” cuyo objetivo en la vida es derrotar o cambiar el mundo en el que vivimos. Será otra experiencia más para su Yo Superior, pero mientras “allá arriba” necesiten que la cosa siga así, “aquí abajo”, nada de lo que hagamos podrá impedirlo.