David Topí

Tratando de entender el mundo que no vemos

He hablado muchas veces de los diferentes componentes del ser multidimensional que somos, pero no creía haber hecho nunca un resumen global de todo y mostrar en un esquema como están relacionados, así que hoy me he puesto a ello, pues a medida que más aprendo de mi propia configuración existencial, más soy capaz de extrapolar para entender el esquema general de cada uno de nosotros.

Los diferentes componentes del SER multidimensional

Los diferentes nombres que les ponemos a las diferentes partes de AQUELLO QUE SOMOS ya los conocéis, aunque difieran según la literatura que leamos: somos parte de un SER o Supra-alma, que tiene una parte que actúa como coordinador “global” y que llamamos el Yo Superior, de donde salen las proyecciones del SER que encarnan y que llamamos el espíritu, cada una de ellas usando un alma como parte del cuerpo físico donde experimentamos la vida en este plano y nivel evolutivo actual en el que estamos.

Así, el esquema lo podríamos ver de esta forma:

Registros Akashicos  David Topí

Empecemos por lo de arriba de nuevo. Todos hemos nacido de algún Logos, o sub-fuente, posiblemente muchos de los que estamos por aquí venimos del Logos o creador que es nuestro centro galáctico, otros vendréis de otros logos diferentes de cualquier otra parte del universo. Aquí tenéis un articulo con más detalles sobre las múltiples fuentes de donde cada uno puede proceder. De este logos o sub-fuente, nace el SER, la porción de energía divina, cósmica, infinita, que aglutina todo lo que somos, que es nuestra esencia, y que nos define como partes de la creación. Cada SER ha podido “nacer” en un nivel de existencia diferente, en las diferentes escalas o jerarquías evolutivas existentes, pero como de esto no he explicado gran cosa aun, para no liarla, vamos a decir que el SER (y es correcto además) se encuentra cerca de la Fuente de la que proviene, y es su camino reunirse y reintegrarse con ella en algún momento.

Las proyecciones del SER coordinadas por el Yo Superior

Para ello, el SER necesita crecer y recoger experiencias, aunque necesitar no es un verbo correcto. No se necesita nada. Pero se desea experimentar, se desea conocer y se desea crecer. Es una fuerza innata en toda la creación y presente en todos nosotros el avanzar hacia algo superior. Así que, para experimentar y conocer la creación, el SER se proyecta en tantas porciones de si mismo como considere necesario, en tantos planos de la creación como su curiosidad y potencial actual le permita.

Pero para poder gestionar y guiar a todas esas proyecciones, el SER proyecta una parte de si mismo que denominamos el Yo Superior. Este Yo Superior actúa como la parte del SER que coordina todas esas proyecciones, y este Yo Superior se sitúa en el nivel evolutivo que llamamos sexta densidad, dentro de la estructura de nuestra galaxia, o, si hablamos por planos frecuenciales, en el plano Monódico o Anupadaka. Aquí tenéis otro articulo con detalles al respecto.

A partir de aquí, es el Yo Superior quien actúa como repositorio de toda la información que se recoge, en todas las experiencias que las diferentes partes del SER están teniendo, y el SER las absorbe y las integra en si mismo, creciendo, aprendiendo y evolucionando gracias al trabajo que todas sus proyecciones realizan en planos físicos y no físicos, en diferentes razas, grupos, planetas, sistemas solares, niveles evolutivos y jerarquías por cualquier parte de la Creación. El SER no está limitado por el espacio o por el tiempo, y puede estar proyectado en múltiples planetas de diferentes galaxias si así lo desea.

Las proyecciones: el espíritu

A cada una de las proyecciones del SER le llamamos el espíritu. Si tomamos el tiempo como lineal, decimos que somos un espíritu que va entrando y saliendo de diferentes encarnaciones, tomando cuerpos físicos para ello y usando el alma como vehículo evolutivo para poder gestionar ese cuerpo físico. Pero el tiempo no es lineal, sino simultáneo, por lo que el esquema muestra las múltiples proyecciones del SER a través del Yo superior existiendo a la vez.  Puesto que estas proyecciones del SER, cada uno de estos espíritus, es “dinámico”, entra y sale de varias vidas, una porción de nosotros puede encontrarse en lo que llamamos el periodo entre encarnaciones, mientras otras están actualmente dentro de un cuerpo físico, lo que hace que el concepto de reencarnación sea correcto a pesar de que hablemos de la simultaneidad del tiempo (y se que este es uno de los conceptos más difíciles de captar por la mente humana).

Todo lo que llamamos vidas pasadas, siempre lo comento, están sucediendo simultáneamente, pues fuera de la perspectiva de este plano físico, el tiempo no se percibe como lineal, de forma que nuestras vidas en siglos pasados y futuros están actualmente sucediendo en otros planos, líneas temporales y realidades que caen fuera de la esfera de percepción de nuestra conciencia (la de la mente, que pertenece al alma, donde hay un espíritu encarnando). Vidas simultáneas las tenemos todos y pueden estar sucediendo también en este mismo año y en esta misma ciudad, es decir, que tu SER, a través de tu Yo Superior, ha podido proyectarse dos veces en el mismo espacio y en el mismo tiempo, para recoger diferentes experiencias a través de dos encarnaciones que viven a 10km una de otra si así lo desea. Si no, puedes tener ahora múltiples vidas simultáneas repartidas por todo el globo, y en todas las épocas históricas que hayas considerado oportuno (y a eso le llamamos nosotros vidas pasadas). También existe diferencia entre vidas simultáneas y vidas en realidades paralelas o líneas temporales, pero eso también lo dejaré fuera de momento.

La psique común de las múltiples encarnaciones

Sin embargo, como veis en el esquema, todas las encarnaciones están conectadas entre si a varios niveles. El primero, el más obvio, a través del Yo Superior, de donde salen todas las proyecciones del SER hacia los planos inferiores (yo aquí os he puesto un dibujito de encarnaciones en el plano físico, pero esas líneas podrían ir hacia cualquier plano o nivel evolutivo, pues existimos en todos o muchos de ellos a la vez). La segunda conexión entre encarnaciones se haría a nivel del plano mental, a través del cual estaríamos todos interconectados con todos, a nivel de raza humana, pero donde también estamos conectados de forma más estrecha con el resto de encarnaciones simultáneas que tenemos. ¿Como podemos recordar la información de vidas pasadas en terapia regresiva? Pues yendo a aquel nivel de nuestro ser (con minúsculas) que conecta con todas ellas. Aquí tenéis otro articulo con mas detalles al respecto.

De esta forma, se nos podrían colar espontáneamente conocimientos, vivencias e ideas que provienen de alguna de nuestras otras encarnaciones, pues la información de todas ellas esta siendo compartida en una especie de “banco energético” común a todas las porciones de nuestro SER que se encuentran encarnadas en un mismo plano evolutivo en un mismo planeta (por ejemplo, nosotros en la Tierra). A mayor “limpieza” y uso del potencial que tenemos para conectar con planos más elevados de existencia, mayor facilidad para conectar con esas otras porciones de nuestro SER y acceder al banco común de memorias que generamos entre todos.

Expansión múltiple y perpetua

A pesar de todo lo explicado, el esquema este de aquí arriba solo denota una pequeña porción de la totalidad de ramificaciones que nuestro SER hace a lo largo y ancho de la Creación, que si la tratáramos de representar en su conjunto, tendría más bien esta otra pinta de raíz de árbol, de donde el esquema anterior solo representa una pequeña parte del mismo, aunque de momento nos vamos a conformar con la parte del ramal en la que nos toca existir y ya entraremos en detalles en futuros artículos al respecto.

Registros Akashicos  David Topí