David Topí

Metafísica. Tratando de entender el mundo que no vemos

IMG_6E628F-834672-469407-928DF7-2280DF-8EB1BC

Es recomendable haber visto la conferencia “La psique del ser humano y la desprogramación de las esferas mentales” para entender mejor lo que os voy a explicar ahora.

Hace unos días, os decía en la conferencia que el ser humano está programado a múltiples niveles para que ejecute acciones de forma autómata, y para que decodifique la realidad acorde a los patrones establecidos por aquellos que nos crearon en su momento, y por aquellos que nos gestionan actualmente. Para poder ir desconectándonos cada vez más de este sistema y abriendo rendijas para auto desprogramarnos, a medida que potenciamos la conexión con nuestra esencia, ser, “partícula divina”, etc., debemos comprender como funciona la programación, y hoy tocaremos el tema de la programación cruzada como uno de los puntos importantes para ello.

En los últimos meses, cuando hemos hecho sesiones de desprogramación con mis compañeros, en varias ocasiones, nos hemos encontrado dentro de varias esferas con lo que hemos empezado a llamar la programación cruzada. Viene a ser la instalación de dos programas, ideas, conceptos, diametralmente opuestos, encerrados complemente en si mismos (aislados energéticamente), y situados en la misma esfera mental para que se cortocircuiten uno a otro cuando sea necesario introducir y activar un mecanismo de confusión en la psique del ser humano.

Así, de esta manera, nos encontramos por ejemplo con una programación del tipo: “la abundancia es infinita, merezco ser abundante”, y en el otro archivo, el programa o patrón de “debo conformarme con lo que tengo y no necesito aspirar a más”. ¿Y bien? ¿que postulado es correcto?. Ambos, pues para la persona en cuestión que los tenga, el primero se activa en ciertos momentos por alguna serie de estímulos externos, y la persona se comporta de una forma determinada respecto al concepto arquetípico de abundancia, mientras que en otros momentos, se activa el programa contrario, haciendo que esa persona bloquee por completo todo flujo energético referente a la abundancia. Cuando se activan ambos a la vez, si así es requerido por los paquetes de datos que entran por la esfera pre-consciente cuando estamos enchufados al “servidor de datos” del inconsciente colectivo (matrix, sistema o malla de control), entonces la confusión es total y caótica, resultando en una sobrecarga mental de la persona donde se desecha todo pensamiento referente a la abundancia por no saber decantarse hacia que premisa debería ser ejecutada (creída –> proyectada –> manifestada).

Los medios de comunicación y la educación que recibimos está llena de programación cruzada de la que no nos damos cuenta. Otro ejemplo de programación cruzada que aparece en muchas personas es la que dice, por un lado, que somos especiales, que somos gente muy buena, personas muy válidas, que somos “mejores”, etc., etc., pero, por otro lado, en la misma esfera mental, aparece otro “programa” que inculca la creencia de que “no somos lo bastante buenos”, no “valemos”, “no nos tienen en cuenta”, etc. En realidad, ninguna de estas dos programaciones es correcta, ya que están instaladas para crear sentimientos por un lado de superioridad, por otro de inferioridad. La programación correcta es la que posee la conciencia de nuestro ser, nuestra esencia, o mónada, que sabe que todos somos exactamente iguales, y, exactamente, me refiero de forma literal. La pura chispa divina que somos y que usa este cuerpo físico, no entiende de niveles, y ve y percibe a todos como parte de si mismo. El concepto mejor o peor no cabe en la esencia de cada uno de nosotros, por lo que todos somos iguales, parte de la creación, esencia de la misma Fuente, y solo nuestra programación nos hace crear los niveles, diferencias y comparaciones con el resto de personas.

El primer paso para darnos cuenta de este tipo de programación insertada en nuestras esferas mentales es la auto observación constante. ¿Como es que ahora estoy viendo esto de esta manera y ayer lo veía de esta otra? ¿ha cambiado ese tema/hecho/objeto/persona en cuestión o he cambiado yo la forma en la que lo veo-entiendo-percibo? En todos los casos, somos nosotros que hemos activado un programa diferente para decodificar la misma energía consciente que compone aquello que estamos percibiendo y analizando, por lo tanto, si somos capaces de observar que tenemos dos formas diametralmente opuestas de ver la misma cosa, seremos capaces de detectar la programación cruzada como previo paso a su anulación y desprogramación con la energía de nuestra esencia una vez tengamos acceso a ella por haber liberado todo aquello que impide su manifestación.