David Topí

Escritor, formador y director de la EMEDT

mariposa1

#Este artículo es bastante largo, para ser usado como referencia para futuras actualizaciones del cambio evolutivo que estamos viviendo#

Hace algunos días que, en el artículo sobre los ajustes necesarios a nivel macro para llegar a lo que llamamos “hombre número cuatro”, por terminología de Gurdjieff, hacíamos referencia a ese salto evolutivo y de consciencia del que hemos hablado prácticamente desde los inicios de este blog, y desde que empezaron a darse cambios en la estructura energética del planeta, del inconsciente colectivo y de la realidad que compartimos. Las preguntas que suscita el artículo respecto a “¿dónde estamos ahora mismo?” respecto a este cambio, nos llevan a repasar todo lo que a lo largo de estos años he ido comprendiendo y percibiendo, para integrarlo de nuevo en una “foto” que nos de una imagen del estado actual de las cosas. Este resumen muestra mi entendimiento de las cosas en este momento.

El entramado espacio-temporal del nuevo nivel evolutivo

Como huyo de ser dogmático con la terminología, soy consciente de que a ese nuevo nivel evolutivo cada uno le ha llamado de tropecientas formas distintas, así, en todos los libros que habréis leído o cosas que habréis escuchado por ahí se han referido a este cambio como el “paso a la cuarta densidad”, “cambio a la quinta dimensión”, “cambio de nivel evolutivo”, “cambio de nivel de consciencia”, “salto cuántico”, etc., etc. El concepto, lo llamemos como lo llamemos, es que dentro de la octava que rige el progreso evolutivo de la Tierra, y de su ser-consciencia, existen “bandas” o “saltos frecuenciales” y evolutivos que lo llevan, en espiral ascendente, de un grado o estado a otro. Esto, lo hemos simbolizado y explicado como el paso de una nota a otra (del MI al FA), o del paso de una banda “cósmica” representada por frecuencias “amarillas” a una banda espacio-temporal “verde”. Algo así como lo que veis en la figura:

image

De esta forma, el planeta, como tal, hace algunos años que está completamente  “asentado” en una vibración-energía-nivel de consciencia asociado a ese nuevo estado/dimensión/densidad donde empieza otro ciclo de aprendizaje, crecimiento, y evolución para la Tierra, y, a priori, para toda la vida consciente presente en su interior.

Una realidad 3D en un entorno evolutivo superior

Sin embargo, nuestra realidad humana dista mucho de ser y reflejar ese entorno evolutivo-energético que nos rodea externamente, que nos imbuye y en el que nuestro planeta se encuentra ya. ¿Cómo es esto? Básicamente porque nuestra realidad, nuestras “matrix” (las dos principales que existen, ahora lo explico) se han convertido en dos “burbujas holocuánticas” que, dentro del planeta, nos mantienen en un sustrato “3D”, como si aun estuviéramos en el proceso de transito por la nota MI de la octava, o como si todavía estuviéramos transitando (pero ya no lo estamos) en el ciclo que nos llevó por la banda “amarilla” de frecuencias que correspondía al último periodo evolutivo vivido por el planeta. Es como si, para los que estamos “dentro”, nada hubiera sucedido a nivel de la estructura espacio-temporal en la que existimos (basada en nuestras tres dimensiones espaciales y una temporal) con el paso de nuestro planeta a la nueva banda frecuencial.

La realidad 7,8 Hz y la realidad 15,6 Hz

Todos sabéis que la frecuencia de resonancia Schumann base de la realidad 3D durante mucho tiempo ha sido de 7,82 Hz, que ha marcado la realidad común que todos compartimos, la realidad consensuada, producto de la suma de todas las realidades individuales de las personas del planeta. Esta realidad ha sido y ha estado siempre guiada, dirigida, y manipulada por un profundo, potente y complicado sistema de control. Con la entrada paulatina de nuestro planeta en otras bandas de la galaxia con otros componentes vibracionales, la frecuencia base empezó a aumentar, así como el nivel de consciencia de la raza humana, haciendo que la realidad 3D 7,8 Hz fuera pasando a una realidad base de 8Hz, de 9Hz, de 10Hz, etc., creciendo en vibración, y aumentando así, poco a poco, a lo largo de las últimas décadas.

Por otro lado, se ha ido consolidando y construyendo otro tipo de realidad, de matrix, que ha ido poco a poco “anclándose”, y cuya frecuencia base es de 15,6Hz, el doble que la anterior, pues se encuentra una octava por encima, y que es la “matrix” actual para aquellas personas que, por su trabajo interior, crecimiento y expansión de consciencia, van entrando paulatinamente en una nueva realidad consensuada más elevada, en todos los sentidos, y acorde a un nuevo modelo de existencia para todos nosotros, basado en reglas del juego más alineadas con los verdaderos valores humanos y menos dependiente, pero aun bajo control parcial, de las principales razas que gestionan el sistema de vida en el planeta. Aun así, todo esto, dentro de un entorno 3D para el ser humano, pero en un entorno o sustrato “4D/5D” (o del siguiente nivel evolutivo) para el planeta.

image

Realidades que se solapan

¿Qué sucede con estas dos realidades? ¿se solapan? ¿interfieren? Actualmente las dos coexisten codo con codo, y se pueden percibir simultáneamente ambas y se puede “vivir” simultáneamente, o a ratos, en ambas, según bajes de “vibración” y te sintonices con una, o expandas y sintonices con otra. Si os acordáis cuando hablábamos hace meses del concepto de pronoia, recordareis que decía que hay un nivel de consciencia-vibración-energía que te permite experimentar la vida desde otra frecuencia, visión, sistema de creencias y con un nivel de consciencia más amplio. Esa es la realidad 15,6Hz para todos los que están anclados permanentemente en ella. Desde la “matrix” 15,6Hz se percibe perfectamente la “matrix” 7,8Hz, pues aun están solapadas, pero desde la inferior no se percibe la superior, no se si se entiende.

Básicamente, personas y eventos que vibran en la realidad 7,8Hz aun se encuentran atrapados en situaciones relativamente más densas y negativas que aquellos que tienen un pie en la otra “matrix”, a pesar de que las idas y venidas, el sintonizar una u otra, aun depende largamente del estado evolutivo y de consciencia de cada uno. Si lo vierais como dos burbujas, o pompas de jabón, la realidad “inferior” se encuentra contenida en la “superior”, una pompa (o realidad consensuada) dentro de otra, así, los que resuenan con la burbuja inferior perciben los eventos que suceden desde la visión y experiencia más densa y negativa de los mismos, mientras que los que están en la burbuja superior perciben esos mismos eventos y situaciones desde una visión y vibración mucho más elevada. Luego, hay eventos y situaciones que solo suceden en una u otra realidad, pero no son compartidos, por lo que alguien que se encuentre resonando en la 15,6Hz no se enterará jamás de cosas que sucedan en la 7,8Hz, y alguien que siempre esté en la 7,8Hz habrá cosas que no verá ni percibirá nunca sobre lo que pasa en la 15,6Hz.

En algún momento, no se sabe cuando, ambas realidades terminarán separándose del todo y, a priori, entonces existirás solo en una o en otra.

Moviendo a la población a la realidad 15, 6Hz.

Sin embargo, las fuerzas y procesos que rigen la evolución de nuestra raza y especie, y que trabajan para que este cambio de nivel de consciencia se lleve a cabo para todos nosotros, están desde hace tiempo implementando cambios energéticos y ayudando a que las personas, en masa, hagan el salto a esta realidad 15,6Hz, preludio necesario para un futuro y final nuevo cambio a esa cuarta densidad, quinta dimensión, nivel evolutivo, etc.

Para que una gran parte de la población termine existiendo solo en la matrix 15,6Hz, es necesario alcanzar una masa crítica de “personas número 4” que produzcan los cambios suficientes en el inconsciente colectivo para mover al resto, o para ayudar al resto, a existir en esa nueva realidad. Todo lo que os conté en el artículo anterior sobre los ajustes macro a nivel energético que se están dando en estos momentos, están destinados a que, cuanta más personas mejor, consigan equilibrar y balancear los niveles que el ser humano posee en su tríada inferior: físico-instintivo, emocional y mental. Cuando una persona alcanza ese equilibrio de forma permanente, y lo cristaliza en su esfera de consciencia, llega a un nivel que Gurdjieff llamaba “número 4”, que es el necesario para el cambio permanente a la nueva matrix,  y que es el que usamos para entendernos a la hora de trabajar estos conceptos.

El paso de la Matrix 15, 6Hz a la “Cuarta densidad”/”Quinta dimensión”/Nuevo “nivel evolutivo”…

Una vez se haya conseguido que la realidad 3D 15,6 Hz sea la realidad base para todos nosotros, la realidad 7,8 Hz será discontinuada, dejará de existir, así que, en algún momento de nuestra línea temporal (ahora hablaremos de ella), todos estaremos sintonizados con un entorno tridimensional mucho más “elevado” en términos frecuenciales y de consciencia, pero aun dentro de la realidad actual que conocemos, vemos y con la que interactuamos. Los años, o generaciones, o siglos, que tardemos en llegar a ello, depende de cuanto tardamos en alcanzar masa crítica y de que se produzcan los cambios internos en las personas que les lleven a moverse de una matrix a otra a nivel personal e individual. Luego, el siguiente paso evolutivo, será movernos desde la realidad 3D 15,6 Hz a la realidad 4D o superiores, que es lo que en círculos nueva era se ha llamado “ascensión”, y decenas de otros términos que seguro habréis oído. Para que esto ocurra, primero han de darse otros muchos eventos como los descritos, y muchos muchos cambios tienen que suceder en el inconsciente colectivo de nuestra raza para que esto se manifieste.

Líneas temporales de paso a la matrix 15,6 Hz

Siguiente punto, para pasar de “realidad”, de una matrix 3D a la otra, hay dos grandes líneas temporales, o mejor dicho, hay una línea temporal que te mantiene en un bucle en la realidad 7,8 Hz (o en la frecuencia base que ahora tenga) y que se ha llamado la línea temporal #33. Ya habéis oído hablar de ella en otros artículos y entrevistas. Esta línea temporal es la que la élite, el sistema de gestión humana y los poderes en control, procuran mantener, ampliar y potenciar para que el máximo número de personas se encuentre, se mantenga y viva permanentemente en ella. La vibración del miedo te ancla a esta línea, la vibración del amor te saca de ella.

La otra línea que lleva a un cambio de matrix raudo y directo es la línea temporal que se ha denominado la línea #42. Esta línea es la que las fuerzas, internas y exoplanetarias, que apoyan los procesos evolutivos y de crecimiento de la raza humana están tratando de potenciar, de ampliar, de afianzar. Todos los esfuerzos actuales de todos los que están/estamos/estáis trabajando por este cambio evolutivo están puestos en que, sin violar el libre albedrio de nadie, aquellos dispuestos a trabajar en ellos mismos tengan las herramientas, información, y posibilidades de llegar a vivir sintonizados lo máximo posible con la nueva matrix, preludio en algún momento del cambio evolutivo definitivo, en otro ciclo experiencial que está por venir.

En resumen

Finalmente, ahora mismo a nivel individual, todos los esfuerzos están destinados a que cada persona alcance el nivel necesario para equilibrar su triada físico-emocional-mental, a que complete sus lecciones y aprendizajes, a que sane y suelte lastre, carga y miedos de su mochila, a que cierre y complete sus procesos y octavas en marcha, etc. Aquello que llamamos nuestro ser, nuestro Yo Superior, está detonando en nuestra personalidad y vivencias terrenales todo lo necesario para ello, aunque eso suponga poner nuestra vida patas arriba en ciertos momentos. Todo tiene sentido y un propósito, aunque, a veces, desde la percepción limitada de nuestro estado de consciencia actual no podamos ver más allá de los efectos que vivimos, sin conocer las causas ni los movimientos macro que los generan. Todo está en orden, y todo va como tiene que ir, esperando a que completemos los pasos para poder ir cerrando etapas en esta transición, larga en términos humanos, pero profunda y necesaria en términos evolutivos y existenciales para nuestro devenir como especie responsable de su propio destino.