Sobre ETs que nos comen y otros experimentos con humanos

Por David Topí - 26 - julio - 2011 2:46 pm

La literatura que existe tanto en internet como en libros, informes de proyectos secretos, canalizaciones, testimonios de todo tipo, etc., sobre el lado oscuro de lo que valemos como “seres humanos” es realmente espeluznante. A lo largo de los años, la sincronicidad me ha traído decenas de libros que he leído tomando notas de lo que me interesaba y componiendo mi propio collage de lo que parecía cuadrar con la otra “realidad”.

Y es que es realmente fantástico estar encarnado en este perfecto traje físico y ser parte de lo que conocemos como ser humano, pero parece que por ahí fuera, otros que encarnan en otro tipo de “trajes” no nos tienen la misma consideración. O al menos eso se intuye.

Abducciones

Que el fenómeno de las abducciones es más que real ya hace años que la gente lo acepta como algo “que parece que pasa”. Los miles de testimonios y sesiones de hipnosis ya despejan toda duda de que están ocurriendo. Lo que pasa es que lo que no es tan agradable leer es acerca de los propósitos de las mismas. Para empezar, digamos que existirían razas que nos tratan igual que nosotros tratamos a una gallina, vaca o cerdo. Es decir, que tienen la misma consideración por el ser humano que nosotros tenemos por un chuletón.

¿Que es espantoso? Eso  mismo deben sentir los animales a los que nos comemos. ¿Que son de un nivel evolutivo y conciencia inferior y que forma parte de nuestra naturaleza? Eso mismo es lo que que dicen los que son de un nivel evolutivo superior y forma parte de su naturaleza. Vaya, que por mucho que me esfuerzo por horrorizarme ante la idea de que seamos alimento físico de otros seres, mi Yo Superior (y mi conciencia) no hacen más que recordarme que yo  hago lo mismo todos los días. Es parte de un sistema a escala mucho mayor que lo que nosotros somos capaces de percibir. Así, si muchas de las personas desaparecidas no aparecen nunca, quizás sean parte del menú de algún lagarto de dos metros o insectoides inteligentes de cualquier lado. Quien sabe.

Experimentación genética

Esto ya está algo más claro. Nuestros amigos los Grises parece que nos toman por conejillos de indias sin importarles poco o nada como acaben sus experimentos con nosotros (tampoco nosotros nos preocupamos mucho por nuestras ratas de laboratorio, al final, es necesario probar nuevas vacunas y cosas para el beneficio de la raza humana, lo mismo que dicen por ahí arriba). La creación de entidades hibridas, o el uso de material genético humano para mejorar su propia raza parecen ser las causas principales de estas abducciones, así como de la mutilación de animales, o experimentos psicológicos y energéticos relacionados con el uso de las emociones que poseemos, algo sin parangón, parece ser, por estos lares de la galaxia. Tenemos, parece ser, unos cuantos números bien ganados para ser las cobayas de todo tipo de tests, ya que poseemos un cuerpo con cualidades físicas, anímicas y emocionales, que muchos ya quisieran para si.

Absorción de fuerza vital

A partir de aquí ya entramos en un terreno que conozco por experiencia propia, ya que lo veo y lo trabajo en mis lecturas de registros a diario. Entidades que usan a los seres humanos como puras pilas o baterías energéticas. Ya no solo se trata de entidades del bajo astral ,sino de todo tipo de seres y entes, incorpóreos, de numerosos niveles evolutivos, que se anclan a nuestro sistema energético, o que mediante “enchufes” etéricos, invisibles, nos succionan la fuerza vital como parte de su forma de vida. Simplemente es así. No puedes “enfrentarte” o reprocharles que “estén haciendo algo malo” porque tiene la misma connotación moral para estos seres que para nosotros enchufar la lámpara a la electricidad para poder tener luz. Es lo que hay, por “diseño”.

Acumulación de datos

Luego finalmente, tenemos un uso mas “benévolo”, pero no por ello menos intrusivo, del ser humano, que no es otra cosa que ser sujetos en estudios científicos y sociales de otras razas, seres o grupos de aliens. Básicamente esto viene a ser como poner unos sensores o anillas a los animales y estudiar sus patrones migratorios, comportamientos, etc. Nosotros, en este caso, sufrimos la incorporación de implantes, físicos y etéricos. Los físicos son el resultado de ser abducidos, llevados a donde sea, y volver con un pequeño implante que transmite información sobre nosotros a quien quiera que sea que nos monitorice. Los etéricos son implantes más sofisticados, y también salen en las lecturas de registros pues forman parte del sistema energético, y por ende, podemos descubrirlos. Básicamente transmiten nuestros parámetros a quien quiera que los esté sintonizando, si es que son usados para el estudio de la raza humana, pues hay muchos tipos de implantes.

Vaya tela

Así que nos encontramos que atando mil cabos y buscando y rebuscando información que cuadre, te das cuenta de que en realidad como seres humanos, también somos alimento físico, también somos conejillos de laboratorio, también somos material genético y también somos fuentes de energía para otros muchos seres “más avanzados” y que pasan completamente de la ley del libre albedrio y de la no-interferencia con seres conscientes e inteligentes, como principio espiritual universal.

Supongo que si un cerdo hablara nos diría lo mismo. No puedo evitar sentir que no es más que parte de un esquema mucho mas grande en el juego de la existencia, en el que cuando creías que estabas arriba en lo alto de la cadena, y descubres que solo eres un eslabón mas, se despiertan ciertas emociones de impotencia, preocupación o lo que sea. A nadie le hace gracia que le puedan raptar para que le coman, pero claro, ¿que gracia le hace a una vaca que la lleven al matadero? Es que al final, es cuestión de como de cerrados o abiertos seamos en nuestra percepción de la realidad y la escala a la cual nos queramos abrir, porque estoy seguro de que hay otras muchas cosas más, que nos harían mucha menos gracia, pero que aun están por descubrir :—(